Actualiza tus muebles de Barbie…

…O cómo montar un buen diorama por dos duros: un título para la entrada de hoy menos glamuroso pero más certero, y es que aprovechando el fresquete de estos días me he dedicado al tuneo de muebles, con procesos rápidos y sencillos a la vez que muy lucidos en su resultado. Y creedme que tenía ganas, muchas ganas.

Actualiza tus muebles de Barbie...
Visten sudaderas de Elenpriv, pantalón rosa de Euphoria Dolls, vaquero de The Scissors Madrid y pañuelo de Victoria Barbie Designs.

Hace bastantes meses que preparé un diorama en color menta, que se componía de dos paredes pensadas para formar un ángulo recto, una lisa y la otra con un gran ventanal que lamentablemente nunca veréis porque me lo cargué justo antes de poder lucirlo. Ni os cuento el cabreo, porque como ya os he dicho muchas veces, soy fan del éxito fácil y esa ventana fue una lata montarla. Aún así, mi gusilla por un diorama en ese color seguía ahí, y cuando el otro día quise hacer una composición para enseñar unos modelazos que tenía por casa, me decidí a rescatarlo. Pero aún había otra cosa más importante que me llevaba a ese color: un sofá de Marcia Harrys que llevaba conmigo desde hacía ya dos Convenciones de Barbie y al que no le había encontrado aún fondo a su altura…hasta que me pasé por el bazar chino y me compré esto:

Actualiza tus muebles de Barbie...

Con lo que hice esto otro:

Actualiza tus muebles de Barbie…

La cómoda es idéntica a la malva que pinté hace unos meses. Si pincháis en las letras en negrita os llevará a ese post donde lo explico con detalle. Iba a ponerle otros tiradores para variar un poco, pero es que la pobre está tan mal hecha, son tan desiguales los cajones, que la mejor forma de disimularlo es así como veis. En cuanto a estantería, simplemente tuve que quitarle la tapa al joyero, disimular agujeros y pegar esos dados de madera a modo de patas, que pinté en dorado para darles un toque especial. No puse más adornos ni embellecedores porque los “estantes” no son especialmente regulares ni paralelos, y así evité que se notase aún más. Si os animáis, intentad fijaros a la hora de comprar, algunas piezas son un verdadero desastre. Por cierto, que al igual que en la versión malva, la pared y los muebles son del mismo color, ando últimamente muy enganchada a los total looks 😉

Actualiza tus muebles de Barbie…
Top y pantalones de Elenpriv

Y sí, como podéis ver en esta foto, el sofá es una verdadera maravilla…Y sí, como igualmente podéis ver, aún sigue mereciéndose un mejor diorama. Pero a lo tonto, ya hemos llegado a la mitad de este post y seguro que la segunda parte os interesa aún más…porque la base es un conjunto playline original de Barbie, de los que se encuentran en cualquier juguetería:

Actualiza tus muebles de Barbie.

Y tras el despiece, un poco de spray, metálico para las patas y blanco (porque era el bote que me quedaba por casa) para los asientos:

Actualiza tus muebles de Barbie.

Aunque pertenecen a la misma gama, la pintura metálica es estupenda porque seca en cuanto te das media vuelta. La blanca es una desesperación…y para mi ansiedad habitual va fatal. Es decir, que no esperé a que secasen para montar las sillas y ahora hay pegotes de mis huellas y mis intentos de taparlas. Menos mal que el blanco disimula y a un metro no se ven (al menos yo, porque soy miope). En cuanto a la tapa, me iba a currar una composición con tablillas hasta que me di cuenta de que no se iban a apreciar (#TrabajarPaNaEsTontería) al tiempo que me acordé de que tenía una plancha de madera de balsa del tamaño perfecto (#LaQueGuardaSiempreTiene), así que después de lijar y cortar:

Actualiza tus muebles de Barbie...

Tocó pegar y fijar las planchas con cinta de carrocero para que no se moviesen:

Actualiza tus muebles de Barbie...

Mezclé cola blanca de carpintero con cianoacrilato (que seca al momento). Ni idea de si se puede hacer, no detecté reacción anómala y las piezas se han adherido perfectamente, sin deformarse (con la cola sola sí lo hacían al ser tan finas). Este experimento lo he hecho bajo mi propia responsabilidad, pero vosotros, si decidís hacer lo mismo, tened presente a esta tristemente célebre socorrista:

Por cierto, aproveché para pintar también los cubiertos (a los que corté el gancho para el dedo) y el cuenco. A las copas les corté la base para enganchar en la mesa, ya que ahora ese agujero queda tapado, pero les dejé el gancho para el dedo ya que se oculta fácilmente y además me va a ser más fácil sujetarlas en la mano de la muñeca:

Actualiza tus muebles deBarbie...

Y ahora sí ya, el resultado final, del que sólo me dio tiempo a una foto decente, porque justo cuando empecé a fotografiarlo se formó un nubarrón de tormenta que me dejó sin luz, ya veré si mañana por la mañana repito:

Actualizando tus muebles de Barbie...
Vaaale, lo admito, lo mejor del conjunto es el espejo de Marcia Harrys.

Y hasta aquí por hoy. De verdad que siento teneros tan abandonados.

Anuncios

Pecadillos veniales…

Que dije que no compraba nada más en una buena temporada, sí. Que tengo aún toda la colección de este año de Poppy por publicar, también. Que ya han llegado las novedades de esta temporada de Mattel a las tiendas, ay. Que con esos precios cuesta resistirse, ay, ay, ay. Que he pecado un poquitito, pues qué se le va a hacer.

Ya os contaba hace tiempo que como buena yonki que soy, no le hago ascos a nada, y soy francamente comprensiva con el cutrismo de estas muñecas…pero es que con un precio medio de unos diez euros…¿qué más se puede pedir? Vale que está el debate sobre si deberían hacer algo de más calidad y también el de si lo estaríamos dispuestos a pagar, pero en el fondo las gangas nos pirran, no os engañéis. Así que estos minichutes fashionistas me dan muchas alegrías, y no sé si es cosa del tiempo o de mi estado de ánimo, pero hasta las veo mejores que las primeras ediciones, con una ropa de más calidad. Y lo importante, y que seguro que os preguntabais, que le sienta de lujo a Poppy:


Sin diorama, que ya lo tenía guardado

Y sí, más importante aún, hasta los zapatos son aprovechables, aunque les aprieten como si tuviesen juanetes:

Recapitulando, y por el mismo orden en que aparecen en la primera foto:

  • La Fashionista #75 Seeing Stars, monísima de cara y por una vez muy bien peinada, con unas bailarinas a las que se les puede sacar un partidazo (y eso que aún no le dí los toques que tengo en mente con pintura metalizada) y con un mini vestido con estampado completo (no sólo por delante, como otras veces) en el que no han racaneado tela. Ah, y pulsera, que siempre ayuda a completar looks.
  • La Fashionista #39 Chic in Chambray, con shorts tipo napa, y blusa de tela que hasta parece de algodón (lo digo casi con lágrimas en los ojos).
  • La Fashionista #73 Overall Awesome, con camiseta de rayas con cuello tipo barco, ombliguera, independiente del pichi (por una vez no vienen retales unidos de forma inseparable, sigo emocionada) y que sí, el pichi podía ser un poco mejor, pero tampoco es cosa de pedir más…que ¡¡¡trae gafas!!! (ojo, distintas a las de la web, pero contando con que también ponen un número distinto al de la caja, el #72…como para fiarse)

La camiseta, estupenda.

Hay más cosillas interesantes por las jugueterías. Algunos sets de ropa bastante ponibles, aunque ya no salen tan bien de precio (vamos, cuestan sobre un eurillo menos pero vienen sin muñeca ni zapatos); eso sí, los hay tan monos que cuesta dejarlos allí:


Lo mejor son sus gafas bicolor, que sacaré pronto en otra foto, 😉

Y otros, resulta que, por el mismo precio, vienen a satisfacer nuestra vena cuqui/fetichista. Repito, zapatos no incluidos, pero en este caso da igual, hay que tenerlo sí o sí:

Hello Kitty Barbie

Por último, mi único desliz grave. Me obsesioné con el bañador, pero el set es caro (lo de caro además reafirmado por la propia dependienta de Juguettos, una crack vendiendo, desde luego), casi 18 euros…y encima aunque no pone nada, es talla curvy, con lo que le queda flojísimo a las pivotal. Menos mal que me he pillado alguna curvy articulada y le voy a sacar partido igual:

En fin, que concluyendo, cuando veo una juguetería me cuesta controlarme (y eso que hago esfuerzos hercúleos), y tener una al lado de la casa de mi abuela me viene fatal en esta empresa…menos mal que para lo que cuestan 😛