Zócalo nuevo, con Hippie Dippy nueva

Esta mañana ha amanecido cargadita de bruma marina, lo que descarta el piscineo y/o playeo, así que voy a aprovechar para compartir alguna de las últimas cosillas que he estado haciendo y que se me acumulan por las pocas ganas que da montar dioramas y sacar fotos a más de treinta grados 😛

Pues bien, cuando el título pone Hippie Dippy nueva, no se refiere para nada a la ooak que publiqué ayer, o bueno, un poco sí. Me explico, la que en las fotos comparativas tenía su maquillaje de stock, se quedó sin él ayer noche, y con este diorama de estreno hace su presentación en sociedad:

Ooak Hippie Dippy Poppy Parker

Pero por partes. Empiezo por el zócalo, que no es más que el zócalo para vaguetes del que compartí tutorial hace unos meses, un poco más tuneado. Es decir, partimos del diseño básico de palos de polo pegados, cuyos pasos ya os sabéis, y por encima añadimos dos molduras más trabajadas, de las que venden en tiendas especializadas en casas de muñecas estilo victoriano.

Nuevo zócalo, tutorial

En la foto también podéis ver lo que no hay que hacer, es decir, trabajar sin la mesa protegida. Yo soy así y no tengo remedio, pero espero más de vosotros. También espero más previsión y menos vaguerío, así que si no encontráis el pincel que habíais comprado para la ocasión, id a por más, y no cortéis un trapo de la cocina para serviros de él como si fuera una brocha. Y tened tinte bastante a mano, para no tener que acabar con barniz del que queda por casa. Hala, avisados estáis:

Porque este sistema es una guarrada, y por muy bien que al final quede, tardé días en recuperar el color de mi dedo. En la siguiente foto, podéis verlo sólo con el suelo y el papel de pared, modelo Wisteria de Farrow and Ball. No he disimulado las imperfecciones, porque quiero que no parezca un fondo falso, de fotografía, y total, una vez completado con muebles, ni se notan:

Zócalo

El siguiente reto que me autoimpuse era que el diorama no me quedara una ñoñada, ya que este zócalo es mucho más clásico que los elementos que suelo usar y, además, quería meter en él las sillas verdes que compré hace ya días en Tiger. Así que recurrí, como tantas veces, a la paleta de color de esta lámina nº 10 de Rothko (cómo me flipo yo sola), y combinación encontrada:

Silla para dioramas de Tiger

La vitrina es cosa de Marcia Harrys, que ayuda mucho siempre. Los libros podéis encontrarlos en los tutoriales e imprimibles del blog, al igual que cómo colgar cuadros y, por último, la alfombra es en realidad un mantel individual cortado.

Turno de Poppy: viene a tener el mismo curro que la primera ooak, con la salvedad que a ésta le arranqué las pestañas y le di un tono más verdoso de iris para no hacerlas iguales.

Ooak Hippie Dippy Poppy Parker
Pena que se noten grumillos del pegamento de las pestañas.

Su vestido es de The Scissors Madrid, con zapatos de Poppy Parker:

Ooak Hippie Dippy Poppy Parker

Y creo que ya no me queda nada más por contar. Espero que hayáis disfrutado de la lectura. Me voy a pasar un largo rato ordenando…muy largo, de hecho…

Anuncios

Nuevo suelo blanco para dioramas

El éxito fácil del zócalo de palos de polo del otro día me hizo venirme muy arriba y llegar al convencimiento de que la misma técnica aplicada a un suelo iba a ser un camino de rosas…pero me equivoqué. ¿Es fácil? sí, sin duda, pero cortar los bordes redondeados es una pesadez, y el hecho de que al hacerlo salgan disparados en cualquier dirección puede dar lugar a algún drama familiar…porque las cosas como son, después de lo de la mesa del otro día, los ánimos andaban un poquillo más crispados por casa…

El proceso en general no varía de los otros suelos entarimados que ya he hecho, salvo las especialidades propias de las dimensiones del tipo de madera elegido esta vez, que hace un poco más complicado el corte:

Nuevo suelo blanco para dioramas

Me he adaptado al tamaño de todos mis suelos, 35,5 x 56 cms, lo que supone que para cubrir cada fila empleaba dos palos y 2/3, lo suficiente para aburrir…aunque me consuela pensar que ha valido la pena 😉

En esta ocasión lo he ido haciendo poco a poco, que es lo que tiene tener que trabajar y no poder jugármela con la espalda; pero si alguien piensa en hacerlo de un tirón, es mejor cortar primero los bordes de las tablas, y luego pegar, sin perjuicio de que tengamos que cortar de nuevo para ajustar algún tamaño, sobre todo la pieza que completa la fila. Como siempre, he separado bastante las tablas, para que se note una vez pintado, pero esto es ya al gusto de cada uno. Y una vez completado y bien seca la cola, toca pintar:

Nuevo suelo blanco para dioramas

Esta vez lo he hecho en la cocina, que la encimera es de piedra, más fácil de limpiar 😉 Y para acabar pronto, le he pasado sólo una mano de pintura, bien espesa. Tendría que haber lijado algo más, pero quería usarlo ya, así que lo he pospuesto…y la verdad es que creo que el resultado no desmerece nada:

Nuevo suelo blanco para dioramas

En fin, que se acerca el verano y necesitaba renovar mis dioramas, que no hay nada peor que estancarse…y como siempre, los datos:

Nuevo suelo blanco para dioramas. Detalle de la muñeca.

Barbie viste mono blanco de The Scissors Madrid, camisa de Clear-lan, sandalias del Accessory Pack Look #02 – Collection #2 y collar de Fashion Royalty.

Nuevo suelo blanco para dioramas. Detalle de la ropa.

La estantería es una miniatura oficial de Ikea (modelo Ivar): tocadiscos y altavoces son de Las cosicas de Nuria; los libros y revistas podéis encontrarlos entre los imprimibles;  calavera y orquídeas de Marcia Harrys; figura de bubela de Sargadelos y jarroncitos que compré en Portugal, en una feria de artesanía el pasado verano.

Nuevo suelo blanco para dioramas. Detalle de la estantería.

La alfombra es en realidad un salvamanteles y las plantas son del tutorial del otro día. Los maletines del otro lado de la estantería son de Hallmark (el negro) y Re-Ment (el blanco).

En las paredes fotografías de San Vicente do Mar, guitarra de coleccionable de Salvat y plato de Re-Ment.

Tutorial: zócalo para vaguetes

Igual me paso un poco con el calificativo de vaguetes…pero si hay algo que caracteriza el tutorial de hoy es que esfuerzos requiere pocos y habilidad casi ninguna, y pese a eso, el resultado es de lo más agradecido.

Diorama con zócalo nuevo. Tutorial en www.bonequea.com

Y la sencillez empieza ya con los materiales: una tabla de madera, palos de polo para manualidades y cola blanca de carpintero.

Tutorial: zócalo para vaguetes.

Los palos de helado los compré en Tiger, porque la papelería en la que los tenía fichados cierra los sábados por la tarde. Es decir, se encuentran fácilmente, no como las planchas laminadas de tilo que sólo las tienen establecimientos especializados en miniaturas. Casualidades de la vida, su largo es exacto al alto de las maderas para zócalo al que le dediqué el tutorial el pasado febrero, así que no tuve ni que cortar los palitos, y pude ir pegándolos directamente.

Tutorial: zócalo para vaguetes

Precauciones a tener en cuenta. La primera, si tenéis pensado pintar el zócalo, es dejar un poco separados los palitos, sino puede que no se distinga la unión una vez aplicada la pintura. La segunda, si usáis cola rápida, ¡no os paséis extendiéndola, que puede secar antes de que lleguéis a cubrirla! La última precaución es que, al humedecerlos con la cola, los palitos se pueden retorcer. Para evitarlo, yo he utilizado otra tabla que tengo igual (compré con previsión de hacer muchos zócalos, jejejeje), y la he puesto encima, ejerciendo presión con pinzas; si no tenéis  una tabla así, ponedle cualquier peso encima, que el resultado es el mismo.

La última fase es tapar los bordes redondeados de los palitos. Para hacerlo usé los mismos palitos que me habían sobrado, a los que esta vez sí les corté sus extremos, para lo que usé unas tijeras de cocina, de las que no hay foto porque están en el lavavajillas.

Tutorial: zócalo para vaguetes

En este punto, ya sólo falta decidir el acabado. Con mi vagancia a niveles máximos, he optado por cubrir con pintura de spray: sin lijar ni usar tapaporos. Y ya con regodeo pleno en mi estado abúlico, ni he cubierto bien la mesa (espero que no me lean en casa):

Tutorial: zócalo para vaguetes

Y con esto me despido…que aún tengo una mesa que limpiar!!! :/

Eso sí, os dejo los datos del diorama: Carmen viste el conjunto de Barbie Silkstone Boater Ensemble y zapatos de Barbie Louboutin. Las sillas son de MenutMon, las orquídeas de Marcia Harrys, y el cojín de Minimagine.

Tutorial de plantas en miniatura: costilla de adán.

Dicen que la necesidad es la madre del ingenio, pero una previsión meteorológica nefasta para el fin de semana se le acerca bastante. Así que sin perspectivas de salir mucho de casa (al final la cosa no fue tan grave como se esperaba), me aprovisioné bien de chorraditas para por fin hacer mi primera planta en miniatura, un proyecto que llevaba demasiado tiempo esperando su momento.

Tutorial planta
Más feliz que una perdiz con mi plantita

Los “ingredientes” son bastante básicos y sencillos de encontrar:

Tutorial planta

  • Un carrete de alambre blando, para los tallos.
  • Cinta floral verde, para cubrir el alambre.
  • Cinta de carrocero algo ancha, para las hojas.
  • Pintura verde.
  • Tijeras, pincel y lápiz.
  • Papel sobre el que diseñaremos las hojas que queremos copiar.

La planta que he querido reproducir en miniatura es la monstera deliciosa, comúnmente conocida como costilla de adán por la forma tan curiosa de sus hojas; creo que no hace falta que os diga que hasta hace cinco minutos no tenía ni idea de su nombre culto…En fin, antes de empezar a liarme, lo primero que he hecho ha sido dibujar en papel las formas básicas de la hoja, para que me sirvieran después de modelo cuando empezase a cortar.

Hecho esto, los pasos son bien sencillos: cortar el alambre a un tamaño aproximado de 12 centímetros. Como es tan fino, unas tijeras un poco fuertes ya lo cortan sin problema. A continuación hay que cubrirlo con la cinta floral, casi entero, pero sin llegar hasta la punta donde irá la hoja, para que no quede demasiado grueso.

Tutorial planta: https://bonequea.wordpress.com/?p=4094
Uppss…debería haber limpiado las manchas blancas de la mesa…

El siguiente paso es pegar la cinta de carrocero sobre sí misma, con el alambre en medio. Hay que tener dos precauciones en esta fase: la primera es cubrir holgadamente el final de la cinta floral, para evitar que con el tiempo pueda quedar al aire el alambre. La segunda es que calcular el tamaño de tal forma que el alambre llegue casi hasta el final, así la hoja será más firme y más maleable, es decir, podremos curvarla una vez hecha para que tenga un efecto más natural.

Tutorial planta

Una vez pegada, simplemente tendremos que recortar conforme el diseño que hemos hecho antes. Mi idea original era hacer sólo dos hojas, para un jarrón que vi en una revista, pero acabé por venirme arriba así que empecé a cortar un montón a ojo, para que quedaran más irregulares y así parecieran más naturales.

El siguiente paso, evidentemente, es pintar la hoja. Por el tipo de planta, he utilizado sólo un tono de verde de pintura acrílica, y ni siquiera le he marcado los nervios, porque con el alambre interno ya hace sombra. La próxima vez intentaré copiar una planta de colores más irregulares así ya trataré el tema del color, jejejeje.

Tutorial planta

Cuando hayan secado todas las hojas, simplemente hay que ir componiendo un ramillete a nuestro gusto, entrelazando los tallos para fijarlo y recubriendo el tallo resultante con cinta floral para que quede bien seguro.

Tutorial planta

Ahora únicamente faltaría decidir en qué vamos a poner la planta, doblando su tallo si es necesario para que ajuste. Yo he usado una macetita muy mona que me regaló Bea, mi amiga invisible, las pasadas Navidades, y he recubierto el hueco con cinta floral para que no se mueva. Se puede encajar en masilla, también, pero con ese sistema no definitivo puedo cambiarle el tiesto con facilidad.

Tutorial planta

Y a disfrutar de la planta:

Mi nueva planta. Tutorial en www.bonequea.com

Por cierto, en el diorama completo:

Poppy Parker  lleva pantalones de The Scissors Madrid, blusa de SquishTish, chaqueta de Clear-lan, sombrero Barbie, bolso Silkstone y zapatos de Poppy.

La decoración se compone de muebles y espejo de Marcia Harrys, y alfombra de Ikea. Los libros se encuentran en imprimibles.

Operación bikini: frankendolling extremo.

Una de las cosas que menos me gusta de los nuevos cuerpos MTM es su torso más aniñado y con menos formas, con el que Barbie ya no sólo pierde cintura sino también contorno de pecho. Mientras pienso cómo solucionar esto último, por ahora el de la cintura tiene un apaño bastante sencillo y rápido, gracias a las ventajas que tiene estar hecha de plástico 😉

Y es que conseguir que una falda que no cierre ahora lo haga y a una altura un pelín más baja, para mi armario de muñecas no tiene precio:

Tutorial cintura MTM: antes y después
Antes y después

Eso sí, por favor, que las almas sensibles no sigan leyendo, que no me hago responsable…

Hecha esta advertencia, ahí van los pasos. Solo necesitamos un cutter afilado (tampoco mucho, que no hace falta jugarse un dedo) y lija. Confieso que como el ansia me ha podido, ni siquiera he usado una lija demasiado fina, vamos que he recurrido a la que tenía por casa, y aún así el resultado ha quedado estupendo:

Tutorial cintura MTM

Dos consejillos útiles: procurad no dejar demasiado alta la cintura, sino que al tiempo que raspeis, lo hagáis manteniendo la proporción; además tampoco os paséis lijando, no vaya a ser que quede como Karolina Kurkova, sin ombligo:

Tutorial cintura MTM
El tuneado es el que se ve más mate. La diferencia es mínima en pelotillas.

Y hasta aquí por hoy. El próximo día lo intento con sus muslos…

Nuevos imprimibles: Ladurée

Por ahora, las puertas y ventanas que tengo en mente tendrán que esperar, y es que necesito tiempo y espacio, cosas de las que no dispongo mucho últimamente. Pero mientras sigo planeando la forma ya no sólo de montarlas, sino de integrarlas en el diorama, me he puesto a preparar nuevos imprimibles, esta vez de la famosísima pastelería francesa Ladurée…que sus macarons serán para gustos, pero las cajitas en las que los presentan son ideales.

Poppy Parker Lilac Frost, Paper Doll & Midas touch. Tea and savories.
Mesa de Minimagine y sillas de Menutmon.

Esta vez he preparado dos archivos para descargar e imprimir. En uno, el diseño de las cajas está coloreado, mientras que en el otro está pensado para imprimir sobre cartulina de color, que recomiendo utilizar, siguiendo los colores de la marca, en rosa o verde pastel.

Tutorial: print Ladurée

Para completar el conjunto, nada mejor que preparar unos macarons (macarrones) de Fimo (arcilla polimérica), como los que se ven en la foto. Son muy sencillos y hay un montón de tutoriales por internet, así que casi me ahorro repetirlo aquí una vez más…además, he de confesar que tengo vedado el uso del horno de casa para moldear Fimo, sólo por un par de incidentes que he tenido por ser un poquillo despistada…(¿qué es un pequeño incendio o una leve intoxicación?)

Tutorial: prints Ladurée

Volviendo al tema de los imprimibles, en esta foto que precede podéis ver el contenido de cada uno de los archivos.  En el de cartulina de color se incluyen dos cajas pequeñas rectangulares y una cuadrada para macarrones, mientras que la más grande es para tartas. En el de cartulina blanca son todas cajas de macarrones. Iba a incluir más colores pero no sé qué hice con los archivos…bueno, sí, ese momento de “¿desea guardar antes de cerrar?”.

En cuanto al proceso de impresión, básicamente los consejos son los mismos que ya os daba en el primer tutorial sobre impresión.

Tutorial: prints Ladurée

Esta vez sólo incidir en que las solapas blancas son opcionales (yo las prefiero, porque dan más cuerpo a la caja); si decidís mantenerlas, cortadlas un poco más pequeñas a como marca la plantilla para evitar que queden demasiado justas. Marcad bien las aristas, para que la caja quede mejor y repasad con rotulador las zonas en las que se vea el blanco de la cartulina, para conseguir un acabado óptimo.

Uy, y los archivos:

Cajas Ladurée que deberéis imprimir sobre cartulina de color.

Cajas Ladurée coloreadas que deberéis imprimir sobre cartulina blanca.

Y hasta aquí, que por hoy ya llega 😛 .

Tutorial: zócalo de madera

Últimamente ya estaba un poco aburrida de mis dioramas de siempre, así que la pasada semana por fin acabé un proyecto que tenía en mente desde hacía tiempo: hacer un zócalo (o friso, como prefiráis llamarlo) de madera bien trabajado y combinable con diferentes tipos de pared.

Ooak Lilac Frost Poppy Parker
Ooak Lilac Frost Poppy Parker, con jeans de The Scissors Madrid, jersey de Karine’S y manoletinas de Sabrina, Most Sophisticated

Cuando empecé con el tema de los tutoriales ya comentaba la conveniencia de que fuesen fácilmente combinables, para ahorrar espacio además de sacarles más partido, y tales premisas se cumplen con este zócalo, que simplemente hay que apoyar sobre la pieza de la pared que queramos. Pero como realmente no tiene mucha ciencia, voy a hacer especial hincapié en mis errores y que así no caigáis en ellos.

En cuanto a los materiales básicos: la base es una tabla de madera idéntica a la que uso para hacer los suelos entarimados, de 3mms de grosor; así no queda muy gruesa sobre las paredes al tiempo que me asegura que no se va a deformar con la humedad del encolado y la pintura.

Tutorial: zócalo de madera

De largo mide como mis últimas paredes, 60 cms. La ventaja de esta medida es que coincide con un largo estándar de muchas molduras de casas de muñecas (suelen encontrarse con facilidad de 30, 45 y 60 cms). El alto es de 15 cms, y en esta elección juega fundamentalmente el efecto estético que se busque. Mi idea era que el papel de pared, cuando lo use, no supere el largo de un folio DIN A4, y así poder imprimirlo yo misma en casa y no tener que ir a la copistería cada vez que quiera variar un poco de paredes.

Como también se ve en la foto anterior, utilicé dos tipos de piezas para pegar sobre la base. Las planas más anchas, son de conglomerado, muy sencillas de cortar. En realidad se trata de las tablillas  que sirven de base a las láminas de tilo que utilizo para los suelos entarimados. Las más finas son unas barritas que compartían expositor con las de tilo cuando las compré. Miden un metro de largo, y con forma cuadrada, su lado mide 2 milímetros, lo que igualmente facilita mucho el corte. En ambos casos basta con un cutter y una lija para igualar el corte.

El proceso de pegado es sencillo y sólo hay que tener cuidado con que las piezas no se muevan una vez encoladas. Utilicé una cola rápida, lo que le vino muy bien a mi ansiedad:

Tutorial: zócalo de madera
Definitivamente, tengo que renovar las pinzas de mi casa…

Mi primer error, sin embargo apareció pronto, y fue no tener claro desde un principio qué diseño iba a hacer. La filosofía del “yo no busco, yo encuentro” es mejor dejársela a Picasso y así nos evitaremos disgustos. Cambié el diseño sobre la marcha varias veces, porque haciendo cálculos me di cuenta que las molduras que tenía por casa no me iban a llegar o no combinarían bien y eso supuso un montón de cuentas, sumas, restas y multiplicaciones, y sobre todo un montón de marcas en la madera, hechas a conciencia que me costó barro tapar después. Porque otro de mis errores fue no buscar un afilalápices (estaba perezosa) y sustituir el disimulable grafito por tinta de boli Bic esparcida con generosidad.

Tutorial: zócalo de madera

Y es que como se puede ver en esta foto, las figuras rectangulares iban a ser más grandes, e iban a llevar molduras más trabajadas, pero no acababa de convencerme ese diseño, por lo que finalmente, tras recalcular de nuevo, decidí doblar el número de piezas de conglomerado (sin despegar las ya colocadas, menos mal) y en el hueco que dejaban colocar las pequeñas barras cuadradas; así compensaba un diseño más comprimido con líneas más sencillas.

El siguiente error fue no lijar o intentar borrar de alguna otra forma la tinta del bolígrafo, ya que pensé que quedaría cubierto por la pintura…pero como no usé sellador (imaginad, si no fui a por un afilalápices, ya ir a buscar el sellador y el pincel específico al trastero de casa iba a ser impensable), así que apliqué pintura directamente. Es decir, perdí el tiempo:

Tutorial: zócalo de madera
Se puede ver bien el rastro de las marcas a bolígrafo, y cómo al secar la pintura iba perdiendo intensidad por no usar sellador.

Pero en ese momento me acordé de un spray de pintura blanca brillante que tengo en casa desde hace un montón de tiempo (lo compré para arreglar una tapa de madera blanca lacada que se había manchado)…así que tras repasar con la lija las partes que habían quedado especialmente ásperas o grumosas con la pintura anterior, empecé a esparcir la pintura, y en cinco minutos quedó todo perfectamente cubierto y con un acabado satinado muy chulo. La pintura y la cola son éstas:

Tutorial: zócalo de madera

Una vez aplicada la pintura, siguiendo las recomendaciones del fabricante, hay que esperar a que seque bien. Y cuando ésta ya ha secado por completo se puede pasar una lija muy fina para dar el acabado final. Y hasta aquí mis consejos…Ahora a disfrutar de la nueva pieza de decoración, que colocada sobre mi pared efecto cemento queda así:

Tutorial: zócalo de madera

Nuevos imprimibles: libros de moda

Por fin he sacado un momento para colgar más imprimibles, así que hoy es el turno de los tan anunciados libros, empezando precisamente, tal como indica el título de este post, por los libros de moda.

Poppy Parker She's Arrived
(Poppy Parker She’s Arrived posando con la estantería Huset de Ikea)

Si alguno pertenece al grupo de la Vitrina, en facebook, probablemente ya le suenen muchos de ellos, porque he compartido (y seguiré haciéndolo), bastantes archivos en él. Ahora, con ocasión del blog, estoy intentando ordenarlos un poco más, de forma que cada uno se corresponda con una temática determinada o un tipo concreto de imprimibles, como hice  en su día con las revistas. Eso sí, hay alguno nuevo, de los que antes me habían quedado descolgados o que simplemente he tenido que meter para llenar el archivo, que no estamos para tirar papel!!

En concreto, el archivo contiene los imprimibles de estos libros que se ven enteros en la foto, es decir, el grande fucsia y los del estante superior:

She's Arrived Poppy

En cuanto a los consejos de impresión, no varían de los que ya expuse hace tiempo con el primer tutorial de las revistas, así que si lo hacéis con vuestra propia impresora, no os olvidéis de indicar en el programa el tipo de papel que vais a utilizar para así garantizaros un resultado óptimo.

Es importante también que imprimáis a tamaño real, descartando la opción de “ajustar a página”, porque conviene mantener las dimensiones originales. En efecto, a la hora de rellenarlos, podéis armaros de paciencia e ir cortando el taco de notas para hacer que el libro tenga páginas reales (cosa que he hecho alguna vez pero que no recomiendo a quien no haya sido capaz de ponerle las sandalias a la Poppy Midas Touch):

Tutorial revistas
Opción del taco de notas.

O podéis tirar de cartón pluma, que da el pego perfectamente si el libro va a estar en la estantería. Es más, hasta queda mejor si queréis apilarlos, porque no se abren por el borde contrario al lomo como pasa con los de hojas sueltas.

Precisamente por este motivo, muchos de los libros que preparo tienen lomos que coinciden con grosores standard de cartón pluma o sus múltiplos. Aclaro que eso no pasa con todos, porque esto se me ocurrió después de perder una tarde cortando folios, pero también porque algunos tienen diseños que imponen un grosor específico no adaptable; tiene que haber de todo, cuanto más variada quede nuestra estantería, mejor. En concreto,  en el archivo de hoy, el libro de McQueen, el de Dior y el de Gucci tienen un grosor de 5 mm, lo que simplifica mucho el trabajo.

Tutorial imprimible

Si optáis por el cartón pluma, cortad con cuidado, con un cutter bien afilado, evitando presionar demasiado por el punto de corte y que así se deforme el bloque en cuestión. Para pegar entre sí varios finos, basta usar un poco de cola.

En cualquier caso, si el cartón pluma nos queda un poco grueso de más, podemos presionarlo un poco con una regla u otro instrumento plano sobre la mesa, asegurándonos que la presión sea igual por toda su extensión, para perder así un milímetro o dos, hasta conseguir el grosor que buscamos. Si por el contrario nos falta un poco, con añadir un par de hojas de cartulina, el grosor se alcanza fácilmente.

Tutorial imprimibles

Algo que también es muy importante para que quede bien visualmente, es que el libro tenga bien marcado los lados de su lomo. Efectivamente, hay libros con lomos redondeados, pero no en este grupo que comparto. Doblarlo bien es bastante más fácil que en el caso de las revistas, porque son más anchos, pero aún así el consejo para conseguirlo sigue siendo el mismo “una vez que haya secado bien la impresión (especialmente si se usa papel fotográfico), la cortaremos y haremos dos dobleces con mucho cuidado para remarcar el lomo de la revista. Este momento es quizá el más delicado, porque si no se dobla por el punto exacto, o se roza mucho al presionar, además de que luego no lucirán en la estantería, se estropea la impresión, sobre todo si no lo habéis forrado antes con celofán o forro transparente autoadhesivo. Un buen truco es serviros de una regla o un objeto con arista en 90 grados para seguir la línea , y una vez que esté más o menos marcada, pasar “el rodillo”:

Tutorial imprimibles

Otra cosa con la que gana mucho el libro y para lo que he actualizado el archivo, es incluir solapas en todos ellos. Para evitar errores (no voy a mirar a nadie) esta vez he indicado expresamente cuáles son las solapas así como que hay que doblarlas. Si no os gustan no hay más que cortarlas, pero yo prefiero mantenerlas e incluso dejarles aún más tamaño que el que he puesto en los libros, porque da más cuerpo a la cubierta. Es más, si se puede dejar que excedan medio milímetro o así de “las páginas”, el efecto aún sería más realista.

Tutorial libros

Poco más se me ocurre por añadir. He procurado que los libros se adapten a la estantería Huset. De todos modos, en cada archivo probablemente se incluya alguno que supere la altura de sus estantes como pasa con el fucsia de la foto…pero es que en Ikea han diseñado estantes demasiado pequeños en esta estantería…menos mal que también hay otras que permiten disponer de más espacio:

Mini Ikea furniture 1/6.

ACTUALIZACIÓN IMPORTANTE: no os perdáis las recomendaciones de uso de goma eva, siguiendo el consejo de mi amiga Carmen, y que podéis encontrar pinchando aquí. En el caso de los libros, habrá que usar más planchas, pero es tan sencillo y rápido que sigue compensando.

Imprimibles: Chanel

Nuevos imprimibles: Chanel.
(Vanity de Silkstone)

Con estos imprimibles por fin me saco una espinita que tenía desde hace mucho tiempo, la de hacer la versión a escala 1/6 de bolsas de tiendas de moda.

Poppy Parker & perfumes.
(Pillow Talk Poppy Parker, vestida con Most Sophisticate Sabrina Gift Set)

En un principio, mi idea era la de incluir en el archivo bolsas de distintas marcas, pero me acordé de unas cajas de perfumes que preparé hace un año. Como resulta un conjunto bastante coqueto el de la bolsa grande (en el archivo van dos), la bolsa pequeña y la caja de perfume, finalmente he optado por colgar un archivo monotemático.

Barbie loves Chanel
(Ooak Autumn in London Barbie, con pivotal body. Ropa Toujours Couture Silkstone Barbie, cinturón y pulsera Silkstone, pendientes y zapatos Prêt à Partir Victoire Roux)

Éste es el archivo de descarga: chanel 2; las recomendaciones para la impresión, son las mismas del primer tutorial de imprimibles, que se encuentra pinchando aquí.

Simplemente hay que doblar siguiendo las líneas grises. La única doblez no marcada es la de los laterales.

Chanel shop bag.

Es mucho mejor utilizar papel fotográfico porque es más consistente y su satinado proporciona un mejor acabado. Las asas están hechas con cordón negro fino, tipo el que llevan las etiquetas de ropa y las cajas de perfume están forradas con cinta adhesiva transparente, para simular el plástico que cubre las cajas habitualmente.  Por último, como detalle final se puede poner un poco de papel de seda dentro…y listas para posar!!

Diorama verde. Cómo colgar cuadros.

Barbie & The Scissors Madrid

Esta vez, un diorama muy colorista me sirve para presentar la que fue mi primera compra a The Scissors Madrid, una tienda de Etsy que desde ya recomiendo a todo el mundo. Una gozada de costura y diseño, además de una presentación impecable. De hecho, he estado dudando si publicar fotos del paquete, pero prefiero dejar a salvo la sorpresa de quien lo reciba, al menos por el momento 😉

Como no doy abasto publicando, esta foto ya tiene un par de semanas, pero me viene muy bien para explicar el tema de los cuadros por el que me preguntaba Joana el otro día.

Antes, información básica sobre el contenido de la foto:
– La muñeca rubia lleva pantalones de Scissors, camiseta de Clear-lan y zapatos de Momoko. El sombrero es de Barbie.
– Carmen, la morena, lleva vestido de Scissors y zapatos de Poppy Parker.
– Las sillas son de la colección Pop Life de Barbie (se vendían con las muñecas).
– La estantería es la Billy de Ikea, edición especial miniatura (las mejores opciones de compra están en ebay.de, buscando “Ikea Miniaturen”).

En cuanto a los cuadros, antes preparaba marcos de verdad y me las veía y deseaba para engancharlos a la pared mediante hilos que luego borraba al editar la fotografía. Sin embargo, al utilizar paredes de cartón pluma que se atraviesan sin dificultad por un alfiler, me di cuenta que tanto esfuerzo era absurdo. Ahora los imprimo directamente en papel fotográfico, con marco incluido, y los pego sobre cartón de un par de milímetros de grosor para darles cuerpo (lo venden en papelerías para manualidades). Una vez hecho esto, sólo hace falta decidir la combinación y distribución, y a continuación fijar con un alfiler:

Diorama

No les he pintado el borde, porque no quiero manchar el fondo, pero para un mejor acabado sería una buena opción. Y ya está!! revelado el secreto de mis cuadros, espero que haya resultado útil 😀

Por cierto, que el alfiler también se puede dejar menos profundo, a modo de alcayata, para enganchar marcos de verdad…vamos, que el cartón pluma está lleno de ventajas…y cuando esté ya como un colador, lo dejamos para rellenar libros y preparamos nueva pared.

Si con todo, no os gusta el sistema del alfiler, otra opción es la cinta de carrocero. Consigue sujetar el cuadro, sin fuerza suficiente para estropear el papel de la pared. Como ventajas tiene el no hacer agujero en superficies duras o permitir colgar figuras que no se pueden atravesar, sin embargo la foto tiene que ser rápida, porque no suele aguantar demasiado…lo que ya os contaré en otro tutorial 😉