Este San Valentín díselo con flores…

…Vale, el título es un poco chorra, pero después de la panzada que me acabo de meter ya os digo que mi cerebro irriga mal. Menú degustación, el primer plato (de los nueve) cucurucho de chocolate, relleno de rabo de toro y chili. Con eso os lo digo todo. Puedo teclear de milagro. Menos mal que la foto la saqué antes, 😉 :

Este San Valentín, díselo con flores... ;)

Y como todo lo que sale en la foto ya lo conocéis, os dejo ya y me voy a rumiar (y a recoger flores). ¡Disfrutad del día!

 

 

Anuncios

Barbie Venetian Opulence

Se suele decir, entre los que somos de conformarnos, que no hay mal que por bien no venga. Así que, si ADT Postales secuestra sin pudor, durante semanas, el regalo de Reyes que para mi había pedido Manuel, pero gracias a eso, llega justo para ser presentada en Carnavales, hemos de entender que el destino nos está haciendo, al menos, un guiño simpático…porque el nombre de esta Barbie es nada menos que el de Venetian Opulence, en homenaje precisamente a uno de los Carnavales más famosos del mundo:

Barbie Venetian Opulence

Pertenece a la Masquerade Gala Collection, en mi opinión es la más bonita de las tres, y recrea el estilo de época con una estética muy cuidada. Así, su lujoso traje dieciochesco hace añorar tiempos mejores de Mattel, con tejidos de calidad (nada de brilli brilli cutre y estampado por impresión), acabados bien rematados y detalles que hacen que casi se me salten las lágrimas: puntillas, “joyería” de metal, perlitas y abalorios de diferentes tipos. ¡Si sólo hay plástico en el soporte de la máscara!

Barbie Venetian Opulence

Y ella de cara además es una auténtica monada:

Barbie Venetian Opulence

Por cierto, ahora toca ya el momento batallita: visité Venecia y su Carnaval hace un montón de años, cuando aún era estudiante. Pobre como una rata, como tiene que ser…lo de pobre, digo, para aprender de verdad sobre lo que cuesta la vida, que para algo se está en etapa formativa. Y la verdad es que fue un poco chasco: era una invasión turística (mis colegas y yo misma incluidos, tan culpables como los demás de colapsar calles, por muy mimetizados que a esas alturas estuviésemos ya con la cultura italiana), con poca fiesta de verdad en la calle (nada que ver con nuestro Entroido galego) y poco disfraz, ya que lo que había quedaba muy diluido entre tanto público, salvo eso sí, turis teutonas de casi dos metros, con vestidos alquilados que llevaban con muy poco garbo. Vamos, que no pegaban. Con deciros que la gente sacaba fotos de nuestros cutre-disfraces os puedo dar una idea bastante buena del ambiente callejero. ¿Significa esto que no había gente disfrazada? No, claro que no, de hecho allí también vi los disfraces más maravillosos del mundo…pero eso fue a través de las ventanas de los imponentes palacios, disfrutando de unas fiestas increíbles, sacadas de película (de mucho presupuesto y buenísima dirección artística), de las que lamentablemente no teníamos invitación.

Barbie

Y también vi allí, en un escaparate de una tienda junto a un canal (llevo un buen rato con Google Street View, y no hay manera de localizarla) una colección de Barbies enmascaradas, estilo veneciano, que me dejaron impactada…y a veces el círculo se cierra 😉 .

Barbie Venetian Opulence

 

Barbie y la Gala de los Goya 2018

Ya os he contado el subidón que nos suele dar a los coleccionistas con la gala de los Oscars, porque nada como que nos pongan una excusa para poder sacar -sin pizca de complejo- lo más glamuroso (y/u horterilla) del armario y montarnos una mini alfombra roja particular en la que nuestras muñecas posen entregadas. Hasta ahora nunca había hecho lo mismo con los Goya, básicamente porque siempre se me pasaba, pero como este año David Bocci vino avisando desde la mañana, ya no podía fallar…y desde luego, elegí el año, porque sin duda ha sido la peor edición de los últimos años, y voy a evitar más consideraciones, que esto es un blog de muñecas, pero telita. Y a fin de cuentas, para lo que aquí nos ocupa, lo importante es ir ideal, 😉 :

Los Goya 2018

Para eso, esta vez no he encontrado nada mejor que combinar ropa reciclada, y como me habéis preguntado tanto qué es lo que lleva, aquí os dejo los datos:

Esta vez va con fondo sosillo, pero no había tiempo de más, ni para buscarle coleguillas a juego ni un maromo con esmoquin  😉