Bonequea x Elenpriv

Ahhhhh, por favor, qué ganas tenía de contaros esto y cuánto me he estado aguantando. Hace unos (ya bastantes) meses, se puso en contacto conmigo Julia, del equipo de Elenpriv, con la propuesta de una colección conjunta, inspirada en la imagen de Bonequea, y confeccionada con las manos mágicas de Elena.  Ni que deciros que toda una bocas como yo se quedó sin palabras…y si ya hablamos de escribirlas en inglés, en los raticos aneuronales que me deja libres el trabajo, resultaba más lamentable aún. Total, me recompuse como pude, e intenté darle las gracias con mi cutre-english, dejando claro que ya sólo con que hubiese pensado en mi para esta propuesta era todo un honor.

Bonequea x Elenpriv

En fin, que poco convencida de estar a la altura, después de tardar lo suyo, le mandé unos bocetos bastante básicos, con los que ella literalmente hizo maravillas, maravillas que acaban de llegar a mi casa. Y aquí sí quiero insistir, el mérito es enteramente suyo, porque partiendo de unas ideas más que básicas (como las que podéis ver en la anterior foto), confeccionó una colección fabulosa. Pero no voy a enrollarme más explicándooslo, porque sigo convencida que una imagen es siempre mejor que mil palabras, y aquí os voy a dejar unas cuantas 😉 :

Bonequea x Elenpriv
Biombo fabuloso de Marcia Harrys, y el resto del diorama lo encontraréis en tutoriales.

Os confieso que, como mucho, tardo un cuarto de hora en montar un diorama. Sin embargo, esta vez me llevó media tarde porque no encontraba nada que estuviese a la altura, palabra. Tengo versiones de todo tipo de esta pareja, jajaja. Y no, no voy a compartir ninguna, porque estos vestidos se merecen ocasiones especiales para lucir siendo protagonistas totales. Así que voy a continuar con el siguiente modelazo, otra delicia de una delicadeza total, en tejido metalizado:

Bonequea x Elenpriv
Mobiliario de Marcia Harrys también, salvo la silla Panton, que es una miniatura original de Vitra

Y aunque me lo mandó con este abrigo a juego, qué queréis que os diga, es tan bonito que no podía perder la oportunidad de sacarle aún más partido,  montando un look de un estilo completamente diferente y que hubiese lucido aún más con una pared más colorida, ahora que lo pienso:

Bonequea x Elenpriv
Estantería de Ikea, sofá de Maisons Du Monde y mesita de Tiger.

Y hablando de abrigos, aunque no esté ya el tiempo para sacarlos, mirad qué cucada color butano, combinada con un pañuelo de Victoria Barbie Designs y botas de Momoko, rodeada otra vez con muebles de Marcia Harrys:

Bonequea X Elenpriv

Y ya para despedirme  (aunque ya os digo que queda alguna prenda para más adelante), el que sin duda es el estilo más “yo”. Porque sí, que sepáis que más de la mitad de las camisetas de mi armario son de rayas horizontales :P:

Bonequea x Elenpriv
Muebles de Las Cosicas de Nuria

En fin, que sigo sin creerme la suerte que he tenido con esta oportunidad, y espero que os haya gustado el resultado. Prometo sacarles mucho partido y compartir muchas fotos, pero para quien quiera disfrutarlas “en directo”, pinchad aquí para conseguirlas 😉

 

 

 

Anuncios

Así da gusto cumplir años

Para quienes llevamos muy dentro el síndrome de Peter Pan, los cumpleaños pueden llegar a un punto en que empiecen a cansar/preocupar, sobre todo cuando son demasiadas velas las que tienen que coronar la tarta. Afortunadamente, tal desasosiego se ve compensado con regalos (las materialistas somos así)  que contribuyen a aliviar considerablemente las penas. Y este año he tenido REGALAZO, con mayúsculas, una ilustración personalizada de La tienda eiO que podéis ver a continuación:

Mi propia ilustración personalizada de la Tienda de eiO

A que mola, ¿eh? No os voy a explicar todo lo que sale ahí flotando, aunque muchas cosas ya os las imaginaréis. Lo que sí os voy a contar es que tuve la suerte de conocer a Alba, la chica que está detrás de estos diseños tan cuqui-geniales, hace ya unos años, en las primeras quedadas de muñecas a las que me llevó mi colega Vane. Y además de ser una tía majísima y revelarse como toda una experta en Re-Ment, resultó que era una ilustradora estupenda. Así que ya hará como siete años (año más, año menos, que entro en edad de chochear), le encargué una camiseta y taza a juego con una ilustración inspirada en mi sobrina Rosalía, que cumplía cinco añazos. Total, que ya entonces me quedé encantada y con ganas de repetir y se ve que Manu ha pillado la indirecta, porque a las doce en punto de la noche me apareció con esta maravilla.

En fin, que si os os ha gustado y os apetece una propia, o simplemente hacer un regalo original, aquí tenéis sus datos:

Y si no, echadle un vistazo igualmente a la galería, vale la pena y con suerte pillaréis alguno de sus vídeos en directo. Y ahora me despido, que toca seguir currando…ouffff.

 

Próxima parada Phoenix, Arizona

Tengo tantas cosas que contar y tan poco tiempo para hacerlo que esta vez abrevio con un título spoiler. Además, aprovecho para publicar esta foto que lleva lista meses, esperando por una entrada en condiciones que no daba llegado y a este paso me pillaba allí:

Next stop: National Barbie® Doll Collectors Convention

Este año me decidí a llegar al nivel platinum en mi faceta friki-coleccionista de muñecas, y eso pasa sí o sí  por vivir la Convención de Barbie madre de todas las demás, la National Barbie® Doll Collectors Convention, o lo que es lo mismo, la de los USA, que se celebrará en julio en Arizona. Fue una decisión un poco a lo loco, semanas antes de Navidad…pero conociendo el grupo tan majo que iba desde España (gente GUAY con mayúsculas), la ocasión la pintaban calva. Y eso que ya entonces sospechaba que íbamos a pasar más calor que en el barrio de la Macarena en Sevilla.

Next stop: National Barbie® Doll Collectors Convention

Total, que ahora me pilla en pleno proceso de reforma de mi nuevo piso, con el bolsillo a temblar, y curro hasta las orejas…lo que hace que aún sea ¡más emocionante! ¡Ya os contaré, que toca segur trabajando!

 

Pecadillos veniales…

Que dije que no compraba nada más en una buena temporada, sí. Que tengo aún toda la colección de este año de Poppy por publicar, también. Que ya han llegado las novedades de esta temporada de Mattel a las tiendas, ay. Que con esos precios cuesta resistirse, ay, ay, ay. Que he pecado un poquitito, pues qué se le va a hacer.

Ya os contaba hace tiempo que como buena yonki que soy, no le hago ascos a nada, y soy francamente comprensiva con el cutrismo de estas muñecas…pero es que con un precio medio de unos diez euros…¿qué más se puede pedir? Vale que está el debate sobre si deberían hacer algo de más calidad y también el de si lo estaríamos dispuestos a pagar, pero en el fondo las gangas nos pirran, no os engañéis. Así que estos minichutes fashionistas me dan muchas alegrías, y no sé si es cosa del tiempo o de mi estado de ánimo, pero hasta las veo mejores que las primeras ediciones, con una ropa de más calidad. Y lo importante, y que seguro que os preguntabais, que le sienta de lujo a Poppy:


Sin diorama, que ya lo tenía guardado

Y sí, más importante aún, hasta los zapatos son aprovechables, aunque les aprieten como si tuviesen juanetes:

Recapitulando, y por el mismo orden en que aparecen en la primera foto:

  • La Fashionista #75 Seeing Stars, monísima de cara y por una vez muy bien peinada, con unas bailarinas a las que se les puede sacar un partidazo (y eso que aún no le dí los toques que tengo en mente con pintura metalizada) y con un mini vestido con estampado completo (no sólo por delante, como otras veces) en el que no han racaneado tela. Ah, y pulsera, que siempre ayuda a completar looks.
  • La Fashionista #39 Chic in Chambray, con shorts tipo napa, y blusa de tela que hasta parece de algodón (lo digo casi con lágrimas en los ojos).
  • La Fashionista #73 Overall Awesome, con camiseta de rayas con cuello tipo barco, ombliguera, independiente del pichi (por una vez no vienen retales unidos de forma inseparable, sigo emocionada) y que sí, el pichi podía ser un poco mejor, pero tampoco es cosa de pedir más…que ¡¡¡trae gafas!!! (ojo, distintas a las de la web, pero contando con que también ponen un número distinto al de la caja, el #72…como para fiarse)

La camiseta, estupenda.

Hay más cosillas interesantes por las jugueterías. Algunos sets de ropa bastante ponibles, aunque ya no salen tan bien de precio (vamos, cuestan sobre un eurillo menos pero vienen sin muñeca ni zapatos); eso sí, los hay tan monos que cuesta dejarlos allí:


Lo mejor son sus gafas bicolor, que sacaré pronto en otra foto, 😉

Y otros, resulta que, por el mismo precio, vienen a satisfacer nuestra vena cuqui/fetichista. Repito, zapatos no incluidos, pero en este caso da igual, hay que tenerlo sí o sí:

Hello Kitty Barbie

Por último, mi único desliz grave. Me obsesioné con el bañador, pero el set es caro (lo de caro además reafirmado por la propia dependienta de Juguettos, una crack vendiendo, desde luego), casi 18 euros…y encima aunque no pone nada, es talla curvy, con lo que le queda flojísimo a las pivotal. Menos mal que me he pillado alguna curvy articulada y le voy a sacar partido igual:

En fin, que concluyendo, cuando veo una juguetería me cuesta controlarme (y eso que hago esfuerzos hercúleos), y tener una al lado de la casa de mi abuela me viene fatal en esta empresa…menos mal que para lo que cuestan 😛

Vamos avanzando con la reforma

Mejor traduzco el título de la entrada de hoy, que como es habitual en mi, igual me paso de optimista: ya hemos vaciado el piso y ya hemos encargado el diseño a gente que sabe de esto, que tampoco es cosa de improvisar en temas tan serios. Por lo demás, sigue con los mismos elementos estructurales y un poco más de polvo.

Total, que en mis momentos de procrastinación cotidiana me he dado cuento de que todas las blogers e influencers (me da la risa mientras lo escribo) dedican tiempo a enseñar su casa; y aún más, mi venerada AD dedica también artículos a pisos de instagramers (a lo que hemos llegado). Así que mientras veía sus apasionantes vídeos en los que deciden si ponen una hoja de palmera en la cocina o en el baño (o en ambos, ya que está de moda) he pensado…¿y si hago lo mismo? No lo de la planta, que a mi los baños a lo selva no me van (al menos por ahora, supongo que por tema de espacio y tener que limpiar, más que nada), sino lo de retransmitir el proceso de reforma.


Unas semanitas de observación, y ya le he cogido cariño al verde de los azulejos 😉

Luego pensé, déjate de tonterías Sandra, que tienes estudios y trabajo fijo y ahora tus compis ya saben de esto y los cafés pueden ser duros…pero nada, que ahí seguía el gusanillo. Así que ante una más que evidente falta de inspiración en los últimos tiempos (o para ser más exacta, pocas ganas de editar fotos, que no veáis los testamentos que tengo medio listos en borradores), me metí una muñe en el bolso y me puse a representar cómo va la cosa esta de reformar un piso antiguo.

Porque lo dicho, mucha medida y mucho estudio de plano, para decidir qué se queda y qué se cambia, y sobre todo dónde va a ir cada cosa. Y si no fijaos en esta estantería, que iba directa para la chimenea de mis padres, hasta que midiendo me di cuenta que su tamaño es perfecto para poner muñecas. Ahora falta que el carpintero nos confirme que puede ponerle puertas (además de cambiarle el color) y así tendrá un puesto asegurado en la final; si no se puede, nominada y a la calle:

Porque definitivamente, el carpintero va a tener mucho trabajo. Y no, éstas de aquí abajo ya no son para Barbie, que en el piso va a vivir más gente y tampoco me puedo pasar 😉 :

En fin, que con cuatro fotos chorris (la cámara de mi móvil está definitivamente desfasadísima), al tiempo de que os hago partícipes de lo que es mi monotema en los últimos tiempos, dejo lista una entrada nueva, con la esperanza puesta en recuperar el ritmo de una vez…que tengo muchas novedades y Convenciones de Barbie que contar. Por cierto, y antes de despedirme, gracias también a la entrada de hoy publico la ropa que aún tenía por enseñar, y es que mi pelirroja de pelos locos llevaba ya meses vestida monísima esperando una buena ocasión para lucirse:

Y sí, lleva jersey de Karine’S, pantalones de The Scissors Madrid (Javi, por favor vuelve, que te echamos de menos), botas de Momoko, gafas de The Teacher Silkstone Barbie, móvil de Mattel, y revistas y planos hechos por mi. He repasado y no me queda nada más por comentar, sólo despedirme y desearos un gran fin de semana.

Y no estaba muerto, no no…

…Aunque tampoco estaba de parranda, ojo, o al menos no demasiado. Pero es que aunque esto esté muy abandonado últimamente, no significa que me haya olvidado del blog, nada más lejos de la realidad. Es que directamente el día no me da para más, porque finalmente (tachán tachán), la operación “búsqueda de piso” se ha consumado con éxito; pero claro, ahora  nos toca la segunda parte… “operación reforma” (glups), que se presenta aún más complicada que la anterior y que se está llevando el poco tiempo libre que me deja el trabajo (por no hablar de que me va a dejar más tiesa que la mojama).

En casa!

Total, que ahora estoy más modo silestone que silkstone, y esto de poder montar dioramas 1:1 en vez de 1:6 me tiene con la cabeza echando humo. Pero no temáis, pronto acabaré alguna de esas veinte entradas que tengo a medias 😉

 

Este San Valentín díselo con flores…

…Vale, el título es un poco chorra, pero después de la panzada que me acabo de meter ya os digo que mi cerebro irriga mal. Menú degustación, el primer plato (de los nueve) cucurucho de chocolate, relleno de rabo de toro y chili. Con eso os lo digo todo. Puedo teclear de milagro. Menos mal que la foto la saqué antes, 😉 :

Este San Valentín, díselo con flores... ;)

Y como todo lo que sale en la foto ya lo conocéis, os dejo ya y me voy a rumiar (y a recoger flores). ¡Disfrutad del día!

 

 

Barbie Venetian Opulence

Se suele decir, entre los que somos de conformarnos, que no hay mal que por bien no venga. Así que, si ADT Postales secuestra sin pudor, durante semanas, el regalo de Reyes que para mi había pedido Manuel, pero gracias a eso, llega justo para ser presentada en Carnavales, hemos de entender que el destino nos está haciendo, al menos, un guiño simpático…porque el nombre de esta Barbie es nada menos que el de Venetian Opulence, en homenaje precisamente a uno de los Carnavales más famosos del mundo:

Barbie Venetian Opulence

Pertenece a la Masquerade Gala Collection, en mi opinión es la más bonita de las tres, y recrea el estilo de época con una estética muy cuidada. Así, su lujoso traje dieciochesco hace añorar tiempos mejores de Mattel, con tejidos de calidad (nada de brilli brilli cutre y estampado por impresión), acabados bien rematados y detalles que hacen que casi se me salten las lágrimas: puntillas, “joyería” de metal, perlitas y abalorios de diferentes tipos. ¡Si sólo hay plástico en el soporte de la máscara!

Barbie Venetian Opulence

Y ella de cara además es una auténtica monada:

Barbie Venetian Opulence

Por cierto, ahora toca ya el momento batallita: visité Venecia y su Carnaval hace un montón de años, cuando aún era estudiante. Pobre como una rata, como tiene que ser…lo de pobre, digo, para aprender de verdad sobre lo que cuesta la vida, que para algo se está en etapa formativa. Y la verdad es que fue un poco chasco: era una invasión turística (mis colegas y yo misma incluidos, tan culpables como los demás de colapsar calles, por muy mimetizados que a esas alturas estuviésemos ya con la cultura italiana), con poca fiesta de verdad en la calle (nada que ver con nuestro Entroido galego) y poco disfraz, ya que lo que había quedaba muy diluido entre tanto público, salvo eso sí, turis teutonas de casi dos metros, con vestidos alquilados que llevaban con muy poco garbo. Vamos, que no pegaban. Con deciros que la gente sacaba fotos de nuestros cutre-disfraces os puedo dar una idea bastante buena del ambiente callejero. ¿Significa esto que no había gente disfrazada? No, claro que no, de hecho allí también vi los disfraces más maravillosos del mundo…pero eso fue a través de las ventanas de los imponentes palacios, disfrutando de unas fiestas increíbles, sacadas de película (de mucho presupuesto y buenísima dirección artística), de las que lamentablemente no teníamos invitación.

Barbie

Y también vi allí, en un escaparate de una tienda junto a un canal (llevo un buen rato con Google Street View, y no hay manera de localizarla) una colección de Barbies enmascaradas, estilo veneciano, que me dejaron impactada…y a veces el círculo se cierra 😉 .

Barbie Venetian Opulence

 

Barbie y la Gala de los Goya 2018

Ya os he contado el subidón que nos suele dar a los coleccionistas con la gala de los Oscars, porque nada como que nos pongan una excusa para poder sacar -sin pizca de complejo- lo más glamuroso (y/u horterilla) del armario y montarnos una mini alfombra roja particular en la que nuestras muñecas posen entregadas. Hasta ahora nunca había hecho lo mismo con los Goya, básicamente porque siempre se me pasaba, pero como este año David Bocci vino avisando desde la mañana, ya no podía fallar…y desde luego, elegí el año, porque sin duda ha sido la peor edición de los últimos años, y voy a evitar más consideraciones, que esto es un blog de muñecas, pero telita. Y a fin de cuentas, para lo que aquí nos ocupa, lo importante es ir ideal, 😉 :

Los Goya 2018

Para eso, esta vez no he encontrado nada mejor que combinar ropa reciclada, y como me habéis preguntado tanto qué es lo que lleva, aquí os dejo los datos:

Esta vez va con fondo sosillo, pero no había tiempo de más, ni para buscarle coleguillas a juego ni un maromo con esmoquin  😉

 

 

Bogue’s Vogues

Creo que si algo nos caracteriza a los coleccionistas, es la convivencia constante con espinitas. Sí, esas necesidades vitales que no damos alcanzado y que nos oprimen un poquito nuestro corazoncito, hasta que por fin las tenemos, y que cuando eso ocurre, nos llegan a producir más satisfacción aún que de haberlas conseguido en su día. De hecho, lo único que recuerdo de mis clases de economía política de hace casi dos décadas, es precisamente eso, que la única excepción a la  ley de la utilidad marginal decreciente es la de los coleccionistas. Os preguntaréis a qué viene este rollo, lógico, yo también lo haría, pero no es más que para introduciros en una de mis últimas compras, sin necesidad de repetir todo los que ya os conté en su día, cuando se vino a casa mi primer Matisse Fashion. Y si queréis saber el porqué de estar tan emocionada, sólo tenéis que echar un ojo a este modelazo:

My first Bogue's Vogues

Mr. Bogue es maravilloso. Me enamoré de su trabajo la primera vez que vi fotos de sus conjuntos, hace un montón de años ya, en la magnífica cuenta de Flickr de Ernesto Padró Campos y confieso que las fotos de Rebecca Berry no ayudaron a que se me pasasen las ganas de tenerlo, más al contrario. Cuando ya por fin identifiqué su tienda en Etsy  (que abre y cierra constantemente, cual cuenta Guadiana, de lo que os aviso por si no os funciona el enlace), empecé a seguirlo y, o me pillaba sin presupuesto, o más frecuentemente aún, el modelo que quería volaba. Y así años, hasta el mes pasado, que me dije, de hoy no pasa:

My first Bogue's Vogues

Y ahora que ya os he dado envidia y probablemente creado también una espinita, me despido ya, no sin antes dejaros los datos de la foto: el look se completa con pendientes de Parfois, al igual que el collar (que en realidad es una pulsera). Las sandalias son originales de Barbie, y ya en cuanto al diorama:

  • el Biombo es de Marcia Harrys,
  • el tocador es el Vanity de BFMC,
  • la Alfombra es un souvenir turco (en realidad era una alfombrilla para ratones),
  • el maniquí venía con coleccionable de Salvat “Vestidos inolvidables”, y sólo le he pintado unos detalles en dorado,
  • cómo hacer el zócalo y el suelo lo encontraréis en los tutoriales y, por último,
  • el mural de pared, es de Ananbó.

Bueno, bueno, bueno…he tardado, pero ya van dos entradas este año, ¿eh? 😉