Basics

Hay una foto que me gusta repetir cada cierto tiempo, y es la de mis muñecas “especiales”, todas juntas, con los vestidos de la maravillosa Basic Collection de 2009, conocidas popularmente como las LBD (Little Black Dress), y que los años siguientes se irían completando en otros colores, estilos y tejidos. La colección me gusta tanto, que hasta me hice mi propia versión en color nude, en un tiempo en el que la aguja no me daba tanta pereza:

New Barbie Basics: color nude.
Foto de 2010, anda que no ha llovido…

Basics Nude

Pero por aquel entonces, aún eran mis primeras híbridas las que llevaban estos modelos básicos, o a lo sumo, los primeros grupetes de Poppies con los que me estaba haciendo:

Mi colección de Poppy Parker, en  basics LBD.
Me animo mucho pensando en lo que he mejorado sacando fotos.

Total, que es una idea que he ido reciclando cada cierto tiempo:

La aventura de los zapatitos dorados (4/4): Foto de grupo con pivotals
¡Uy, aquí con una infiltrada dorada!

En las últimas fotos con ellos (tras repasar mucho flickr e instragram creo que ya no olvido ninguna, pero lo mismo me toca actualizar por quinta vez esta entrada) usé Ooaks en el sentido más restringido del término, completamente repintadas (o casi):

My ooak Barbies
Tengo que revisar qué ha pasado con flikr, porque han perdido mucha calidad algunas fotos. La pixelización de ésta es un escándalo.
Ooak Barbie LBD en sofá rojo
De cuando le ponía este marco a todo…y ojo con los filtros de la siguiente.

Y pasado tanto tiempo desde entonces, he pensado que ya tocaba actualizar la foto de los vestidos negros. Y no fue fácil elegir modelos, porque mi colección ha ido creciendo mucho en esta última década, así que ni había ropa para todas ni tampoco era fácil hacerlas caber en la foto. Así que salvo una intrusa (lo siento, mi Tropi-Cutie no podía faltar aunque sea un repaint parcial) todas las que salen tienen encima un repaint total. Yo creo que la selección está bien, ya me diréis 😉

Basics

¡Y actualizo y meto vídeo!

¿Os habéis dado cuenta que esta entrada es como los capítulos especiales de las series, en las que te cuelan escenas pasadas sólo con unos pocos minutos de metraje nuevo? De verdad, no sé ni cómo me leéis :/ . No os merezco.

Anuncios

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado

Soy muy fan del éxito fácil. Muy, muy fan de conseguir buenos resultados con un esfuerzo mínimo, porque para mi no importa lo que te ofrece el camino, sino llegar pronto a la meta. Para que me entendáis, me encanta la pintura de secado rápido y acabado uniforme, que disimula defectos de la madera y encima se limpia con agua. Por tanto, tengo claro que la cómoda de hoy no ha sido de mis mejores ocurrencias (aunque me consuelo pensando que para la próxima vez ya le habré pillado el truco)…pero antes mejor si empiezo por el principio:

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado

Después del mueble de la semana pasada, me vine tan arriba que decidí ir a por otro (tengo un montón en el armario, lo confieso). Así que con un fin de semana con previsión de lluvias torrenciales, el plan casero me pareció estupendo. Lo malo es que tan rebosante de ánimo estaba, que cuando fui a la ferretería a por más material, me lancé a por un bote de esmalte laca de poliuretano porque ¿quién no es capaz de lacar en cinco minutos? Y aunque realmente noté cierto reparo en mi ferretero habitual (¿seguro que quieres esto?, ¿sabes cómo se aplica?), estaba tan decidida que pasé de todo. Así que después de lijar poco y mal:

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado
Hay que quitar bien la cola, para que cubra la pintura

Empecé a pintar y sólo cuando ya estaba en faena, me di cuenta que evitar los grumos no era fácil y además el secado tardaba unos tres días. Ya íbamos mal: ¡TRES DÍAS  para secar y encima con grumos! Y si no llegaba con eso, cada gota que me caía era peor que el chapapote: tan grasa que limpiarla era un rollo, porque se iba extendiendo por ropa, muebles y piel. Y quien dice gota, dice el polvillo del lijado, un horror. Lo dicho, para la próxima vez ya sé que la superficie tiene que estar limpia y perfectamente pulida, que hay que revolver muy bien la pintura, aplicar capas finas y con pincel especial y tener mucha paciencia. Muchísima paciencia. A ver de dónde la saco.

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado

Mi idea original era hacer un diseño geométrico, combinando blanco y negro, en los frentes de los cajones. Pero el tiempo de secado y que las piezas en origen eran algo irregulares, me hicieron descartar la idea. Lo mismo un primer intento desastroso también contribuyó un poco, jejeje. Así que pulí de nuevo, y pinté de negro como el resto del mueble, con idea de poner adornos dorados en piezas independientes adheridas con pegamento (pintar directamente en dorado, tampoco era una opción, comprobado).

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado
Las de la semana pasada eran un pelín más grandes, aunque no se aprecie en la comparativa, sólo el caos.

Como los cajones quedan muy salidos de la estructura, primero puse cuatro piezas de moldura de esquinas cuadradas previamente pintados en dorado, rodeándolos. Otra pieza de la misma moldura en la parte superior de cada cajón y, por último, para los tiradores combiné dos piezas, una plana rectangular y encima nuevamente la cuadrada, aunque esta vez fui un poco más torpe con la pintura dorada :/  Vamos, que voy a tener que comprar, para la próxima vez. En fin, que el mueble de cerca no es ninguna maravilla, pero en foto cuela bastante…

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado
Colgado en la pared un mantel individual de Zara Home, sillas de Marcia Harrys.

Y la verdad, para maravilla, ya tengo este vestido de lentejuelas de Elenpriv, que es de lo que realmente me apetece fardar, así que aunque al terminar el mueble la luz ya escaseaba, espero que sirva de muestra:

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado

Me encanta, quería esperar hasta Navidades para enseñarlo, pero no me he aguantado:

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado

Por cierto, el mueble aún no está seco del todo, pero gracias al deshumidificador, con mucho cuidado…y ella creo que es la primera vez que la enseño por aquí, fue la alternativa que preparé como donación en la Subasta Solidaria de la SDC, que descarté porque se parecía demasiado a la del año pasado. Usé una Grand Entrance, con un pelazo estupendo al que el negro le queda de lujo 😉

Nuevo diorama, reciclando muebles viejos

Confieso que tenía un mono de dioramas que no me aguantaba y que ya estaba más que aburrida de los de siempre, que con tanto usarlos esto ya clamaba al cielo un “renovarse o morir”. Y he ahí que me encontraba ordenando armarios pre-mudanza (que a este paso va a ser más larga que la marcha del desierto), con un festivo inesperado en medio de la semana, cuando se iluminó una lucecita en mi cabeza.

Nuevo diorama reciclando muebles viejos
Foto spoiler, para mantener vuestro interés en el rollo que os voy a colar.

Pero sigamos un relato ordenado de los hechos: empecé con la pared ya el víspera de Difuntos, por la noche. La idea era tener trabajo avanzado para el diorama que iba a probar la mañana siguiente, pero topé con el inconveniente de no tener remota idea del tono real final, porque la esquina en la que pinté (a salvo de volver a manchar suelo o la mesa de madera y evitar así dramas caseros innecesarios) tiene muy poca luz.


El efecto rugoso se consigue con pinceladas de pintura espesa, poco aguada, como explico aquí.

La cosa es que por la mañana, ya con plena visibilidad, aproveché para dar los últimos retoques, corrigiendo aquellos puntos donde había saltado la pintura o no había quedado del tono adecuado. Esto era necesario porque para dar un leve efecto estuco había mezclado dos colores, y en algunos puntos estaba mal repartido. Y aún estaba con el pincel en la mano, cuando me acordé del mueble que estaba estorbando por el armario. El mítico mueble miniatura, en pino sin pintar, que  venden en los “Todo a 100” tirado de precio. Lo siento, no hay foto previa, que las expectativas de éxito eran casi nulas. Y tras quitarle los tiradores de metal que traía, me puse en faena:

Nuevo diorama, reciclando muebles viejos

Y aquí breve inciso: lo suyo sería tapar los huecos de los tiradores con masilla especial, aplicar un tapaporos (goma laca es ideal para este fin), pintar, lijar, volver a pintar, volver a lijar, aplicar barniz para acabado perfecto…etc. Pero si tengo muy poco tiempo libre en general, menos aún para estas pijadas en particular, y a este problemilla de disponibilidad hay que añadir que además de ansias soy un poco vaga. Así que, salvo alguna pasada de lija sobre defectos demasiado evidentes, le pasé el pincel cargado con la pintura malva (ya sin blanco como en la pared) y a vivir.

Nuevo diorama, reciclando muebles viejos

Y una vez pintado, el último paso que quedaba era el de los tiradores. Evidentemente los originales no eran una opción si quería un resultado decente, así que al ser festivo y no tener otra opción de adquisición, decidí hacerlos yo misma. Para ello, corté una moldura lisa cuadrada, pinté los pedacitos de dorado y una vez secos los pegué con adhesivo cianoacrilato:

Nuevo diorama reciclando muebles viejos

Y sí, lo confieso, me vine arriba con el dorado y pinté también la base de la cómoda. Vamos, que no la pinté entera de dorado porque tenía que ir a comer…y menos mal, porque lo mismo quedaba un poco excesivo. Total, que en un momento mueble preparado, con pared a juego y lista para disfrutar y sacar muchas fotos:

Nuevo diorama, reciclando muebles viejos

En ésta, mi cómoda renovada la he combinado con el biombo de Marcia Harrys, con la Eames Plastic Armchair RAR de Vitra, y mi Tropi-Cutie tuneada, vestida de ElenPriv. Una de las cosas que más me gusta de su color, es que según la luz varía muchísimo, de un malva apagado a un rosa intenso, tonalidades con las que se puede jugar aún más en la edición de la foto:

Nuevo diorama, reciclando muebles viejos

Esta vez posa mi Night Out OOak, vestida con un modelazo de NOVA. Y me despido ya, que aún queda puente para disfrutar y pienso hacerlo 😉

Nuevo diorama, reciclando muebles viejos

 

Lucía, la donación de Bonequea para la subasta solidaria de la SDC

Vale, no os voy a descubrir a estas alturas que soy un poco desastre. Si acaso, que lo soy un poco más de lo que con mucha benevolencia habíais sospechado, pero eso no quita que intente esforzarme por mejorar. Que no publico nada en semanas, cierto, pero es que la vida a veces es muy complicada, y se torna casi imposible que nos alcance el tiempo para cumplir todas las tareas de la lista, por lo que no queda otra que eliminar lo no vital para que ceda puesto a lo esencial. Total, que en estas disquisiciones andaba yo metida, cuando me di cuenta de que no llegaba a tiempo para la donación. ¡Qué no llegaba a tiempo!

Lucía, la donación de Bonequea para la subasta solidaria de la SDC
Foto sin filtros, que aún es joven 😉

Y eso que estaba planificada desde hace un montón de tiempo, incluso barajé dos candidatas antes de decidirme y de hecho, había pensado, ya que no soy demasiado habilidosa con la aguja, encargar la ropa. Primero a alguno de los muchísimos artistas con los que contamos por aquí, y si no podían, pues alguna opción de ETSY. Pero lo fui dejando…tanto, que al final ya me daba vergüenza hasta abrir la boca para molestar a nadie y tampoco había margen para las bromas de Correos y su servicio de ADT Postales. Vamos, que me tocaba espabilar…y menos mal que después de hablar con Gloria (ya sabéis, repetid conmigo: mi presidenta, me representa), y que me dijese que podía entregarla directamente para la subasta de Ebay, que tendría lugar después de la conven, supe que podría evitar un brote serio de ansiedad acompañado de infarto de miocardio.

Lucía, la donación de Bonequea para la subasta solidaria de la SDC

Aún así, pensé que si al menos podía colocarle un trapito encima, la quería enseñar (no sé si por vanidad o por inseguridad, o un poco de cada), oír otras opiniones menos estresadas sobre la muñeca y, sobre todo, obligarme definitivamente a tenerla lista de verdad para la subasta. Y fue un acierto, porque contar con la opinión de mi idolatrado Edel fue clave para añadir al look final uno de los pañuelos de Carmen, de los que soy tan fan:

Lucía, la donación de Bonequea para la subasta solidaria de la SDC

Y hablando del trapito, me pareció que emular un vestido tan mítico para el coleccionismo español como el Pertegaz era una buena opción, y si a eso añadimos que es tan fácil de coser que hasta yo puedo hacerlo mejor que mejor 😉 . Ya os confieso que el mérito del acabado es de la tela, una seda salvaje azul que se aguanta en pié sola, y que hasta hecha un nudo queda bien, y si no, comprobad, ¡dentro vídeo!:

Ya los últimos detalles son el bolso joya, el brazalete y las sandalias:

Lucía, la donación de Bonequea para la subasta solidaria de la SDC

En cuanto a su nombre, se lo debe a Nio, de quien surgió la idea tras un brainstorming muy concienzudo, mantenido en una reunión celebrada en la habitación del hotel de Juan durante la Convención. Y aclarado esto último, creo que esta canija de unos 30 cms. no da para más que contar. De corazón, espero que os guste, sobre todo porque es para una muy buena causa.

2018 National Barbie® Doll Collectors Convention: On the Avenue Barbie

Uffffff…vengo de vivir la experiencia #BarbieFan por excelencia, o lo que es lo mismo, la Convención de Barbie de los EEUU y debo confesar que aún no he puesto del todo los pies en el suelo ni tampoco tengo muy claro por dónde empezar a contarlo. Así, en un principio, había pensado seguir su orden cronológico, es decir, cómo me decidí a meterme en esta locura y cómo se fue consumando; sin embargo, viendo que desde que volví no he parado de sacarles fotos a las muñecas conmemorativas, voy a empezar precisamente por ellas.

On the Avenue with Barbie, NBDCC 2018
Súper a tono para la Conven, gracias a los regalos de mis compis de mesa.

A ver, un inciso: a estas alturas ya deberíais saber que es típico de las Convenciones de Barbie el que Mattel regale a los asistentes una muñeca conmemorativa exclusiva (esto último sujeto a matices, grrrr). Lo que ya es para nota es conocer que para EEUU se hace un modelo especial (en versión blanca o negra a elección del asistente),  mientras que para el resto del mundo (convenciones europeas y Japón), la línea es distinta, basada generalmente en variaciones de pelo, ropa y/o maquillaje, sobre un mismo estilo. Lo malo aquí, para los europeos, es que la cosa depende del humor de Mattel, de ahí los matices de los que os hablaba. Así, la muñeca puede ser única para cada convención o la misma en todas (qué cachondos), o simplemente pueden repetir modelo aleatoriamente y vete tú a saber en cuál (la misma en Madrid y Lisboa, ¿en serio? ¿Mattel, no sabéis nada de geografía?). Sé lo que estáis pensando, con la riñonada que les dejamos, es para matarlos, sí…Pero volviendo al tema principal, como no dejé a Manuel en casa (que podía, sí, pero soy una novia enrollada), ya no es que fuese a conseguir mi primera muñeca americana, sino que además la iba a tener en sus dos versiones, ¡toma ya!

On the Avenue Dolls
Aunque él diga que una es suya y la va a vender, no, ni de coña. Son mías. Están dedicadas.

Pues bien, volviendo al relato original: la muñeca se entrega en la última cena y es lo que le da emoción a la noche, porque ya os comento que les hace falta una Vania Vainilla que anime el cotarro, que las cenas son una pelico aburridas sin ella. Sólo se bebe agua o té helado, no os digo más.  Eso sí, el salón impresionante, por tamaño y concurrencia de asistentes:

On the Avenue woth Barbie. NBDCC 2018
Vale, aquí no se aprecia demasiado…pero es lo que pasa cuando se estropea un móvil en pleno viaje…pues que el chino baratillo que llevas de recambio no saca fotos muy allá.

Total, que hacia el final de la noche, los diseñadores suben a la pasarela del centro del salón y hacen los discursos previos a la gran presentación, momento en el que se reparten las muñecas y finalmente se abren las cajas…

On the Avenue with Barbie. NBDCC 2018
Aplaudiendo entusiasmada.

Y el silencio, un gran silencio…Porque con estas muñecas se han roto moldes a lo bestia: son para jugar, articuladas y encima curvy, con una declaradísima inspiración en Beyoncé (toma influencer actual), logrando además que Barbie sea más inclusiva que nunca (y confieso, sobre esto último, que casi echo una lagrimita leyendo posts emocionantísimos sobre la felicidad que supone abrir una caja en la que viene una muñeca con la que puedes identificarte).

Definitivamente, Carlyle Nuera es la revolución en Barbie, y ciertamente creo que él es muy consciente de ello, sino leed su propia presentación de las muñecas:

View this post on Instagram

Presenting ‘On The Avenue’ Barbie, the 2018 National Barbie Doll Collectors Convention Doll! A few firsts for a Convention Doll; the first Curvy Convention Doll, the first Fashion gift set convention doll and the first convention doll designed by me! When I was designing the convention doll and knew that the theme was ‘On The Avenue’, my mind went to the Fashion Avenue line from the 90s, what I played with as a kid. I wanted to design a doll that allowed for one of Barbie’s earliest and purest play patterns; fashion play! Dressing your Barbie, mixing & matching pieces, styling her to create a lewk. On The Avenue Barbie comes with silver earrings, a pastel organza top that ties in the front with long tails, a shimmering champagne organza ball gown skirt with architectural draping, a black sparkly knit bodysuit (perfect for #Beyoncé #SingleLadies lewks 👯‍♀️), a knee length skirt with layers of silver foiled pewter mesh and silver lamé, a pair of black t-strap heels and a pair of cream strappy heels! I also want to always be forward thinking in my design approach. I wanted this Barbie to be a Collector example of how inclusive Barbie is now in terms of body type, so I designed her to use the Curvy Collector body that I first designed for Madam LaVinia Barbie. And you already knowww I love unusual face sculpts, so I used the Selma & Daria sculpts painted with side glancing eyes (#shemysterious 😜) and a beauty mark. Hope you all love her and have fun playing! … #barbie #barbiecollector #barbiesignature #barbieconvention #barbiecon #nbdcc #curvybarbie #organza #ballgown #fashion

A post shared by carlyle nuera (@carlylenuera) on

Para los que estéis pez con el inglés, tranquis, mi cutre-traslation bastante (muy mucho) libre: ¡Os presento ‘On The Avenue’ Barbie, la muñeca de la Convención Nacional de Coleccionistas de Barbie 2018! Y con unas cuantas novedades: ¡la primera Curvy, la primera con giftset de ropa y la primera diseñada por mí! Cuando la estaba diseñando y supe que el tema era “On the Avenue”, vino a mi mente la línea Fashion Avenue de los 90, con la que jugaba de niño. Quería diseñar una muñeca que permitiera una de las formas de juego más clásicas y originales de Barbie; ¡jugar a la moda! Viste a tu Barbie, mezcla y combina piezas, péinala para crear una maravilla. (…) Quería que esta muñeca fuera un ejemplo de cómo Barbie es ahora más inclusiva, usando con ella el Curvy Collector body que diseñé por primera vez para Madam LaVinia. Como ya sabréis, me encantan los moldes de cara poco usuales, así que usé los moldes Selma y Daria, y les puse mirada de lado (#shemysterious 😜) y lunar. ¡Espero que os encanten y juguéis con ellas!     

On the Avenue Barbie

Poco me queda que añadir a lo dicho por Carlyle y, en efecto, las muñecas no han dejado indiferente a nadie, con grandes fans y grandes detractores (que también los tienen). Personalmente, considero que sí, es cierto, a lo mejor un poco más de lujo en los detalles hubiese sido genial (velcro y pendientes de plástico no deberían tener cabida en el mundo Barbie adulto), pero aún así, me encantan, y todas las demás críticas creo que sobran. De hecho, poco a poco, leyendo los foros, veo que van conquistando a quienes en un primer momento estuvieron más reticentes y lo cierto es que al final Carlyle está consiguiendo su objetivo, que se juegue con ellas.

On the Avenue Barbie Doll Convention

Y es que salvo que las haga David Bocci (otro del que soy muy fan), no soy yo muy del rollo de muñecas de convención pensadas para estar de adorno en una vitrina. Para eso me compro figuras de Sargadelos, que van mejor con mi salón. Yo lo que quiero de una muñeca es disfrutar con ella, y con éstas lo estoy haciendo, vamos si lo estoy haciendo, mirad:

On the Avenue Barbie Convention Doll
Con vestido plateado de Elenpriv y sofá de Marcia Harrys
On the Avenue Barbie Convention Doll
Vestido de The Scissors Madrid. Javi, vuelve ya que te echamos de menos
On the Avenue Barbie Convention Doll
Tuve que ponerle pivotal para poder llevar este vestidazo de DRESS Aitor López Antxia, pero que no cunda el pánico, que ya es curvy otra vez. Mueble de Marcia Harrys y sillas de Flying Tiger.

Iba a incluir una comparativa de cuerpos articulados, pero esto se me está alargando mucho y mejor lo dejo para otro día. Lo más importante con lo que quiero que os quedéis es que Carlyle ha llegado con fuerza para hacernos jugar de nuevo, y sinceramente, por mi parte espero que se quede mucho tiempo.

 

Próxima parada Phoenix, Arizona

Tengo tantas cosas que contar y tan poco tiempo para hacerlo que esta vez abrevio con un título spoiler. Además, aprovecho para publicar esta foto que lleva lista meses, esperando por una entrada en condiciones que no daba llegado y a este paso me pillaba allí:

Next stop: National Barbie® Doll Collectors Convention

Este año me decidí a llegar al nivel platinum en mi faceta friki-coleccionista de muñecas, y eso pasa sí o sí  por vivir la Convención de Barbie madre de todas las demás, la National Barbie® Doll Collectors Convention, o lo que es lo mismo, la de los USA, que se celebrará en julio en Arizona. Fue una decisión un poco a lo loco, semanas antes de Navidad…pero conociendo el grupo tan majo que iba desde España (gente GUAY con mayúsculas), la ocasión la pintaban calva. Y eso que ya entonces sospechaba que íbamos a pasar más calor que en el barrio de la Macarena en Sevilla.

Next stop: National Barbie® Doll Collectors Convention

Total, que ahora me pilla en pleno proceso de reforma de mi nuevo piso, con el bolsillo a temblar, y curro hasta las orejas…lo que hace que aún sea ¡más emocionante! ¡Ya os contaré, que toca segur trabajando!

 

Pecadillos veniales…

Que dije que no compraba nada más en una buena temporada, sí. Que tengo aún toda la colección de este año de Poppy por publicar, también. Que ya han llegado las novedades de esta temporada de Mattel a las tiendas, ay. Que con esos precios cuesta resistirse, ay, ay, ay. Que he pecado un poquitito, pues qué se le va a hacer.

Ya os contaba hace tiempo que como buena yonki que soy, no le hago ascos a nada, y soy francamente comprensiva con el cutrismo de estas muñecas…pero es que con un precio medio de unos diez euros…¿qué más se puede pedir? Vale que está el debate sobre si deberían hacer algo de más calidad y también el de si lo estaríamos dispuestos a pagar, pero en el fondo las gangas nos pirran, no os engañéis. Así que estos minichutes fashionistas me dan muchas alegrías, y no sé si es cosa del tiempo o de mi estado de ánimo, pero hasta las veo mejores que las primeras ediciones, con una ropa de más calidad. Y lo importante, y que seguro que os preguntabais, que le sienta de lujo a Poppy:


Sin diorama, que ya lo tenía guardado

Y sí, más importante aún, hasta los zapatos son aprovechables, aunque les aprieten como si tuviesen juanetes:

Recapitulando, y por el mismo orden en que aparecen en la primera foto:

  • La Fashionista #75 Seeing Stars, monísima de cara y por una vez muy bien peinada, con unas bailarinas a las que se les puede sacar un partidazo (y eso que aún no le dí los toques que tengo en mente con pintura metalizada) y con un mini vestido con estampado completo (no sólo por delante, como otras veces) en el que no han racaneado tela. Ah, y pulsera, que siempre ayuda a completar looks.
  • La Fashionista #39 Chic in Chambray, con shorts tipo napa, y blusa de tela que hasta parece de algodón (lo digo casi con lágrimas en los ojos).
  • La Fashionista #73 Overall Awesome, con camiseta de rayas con cuello tipo barco, ombliguera, independiente del pichi (por una vez no vienen retales unidos de forma inseparable, sigo emocionada) y que sí, el pichi podía ser un poco mejor, pero tampoco es cosa de pedir más…que ¡¡¡trae gafas!!! (ojo, distintas a las de la web, pero contando con que también ponen un número distinto al de la caja, el #72…como para fiarse)

La camiseta, estupenda.

Hay más cosillas interesantes por las jugueterías. Algunos sets de ropa bastante ponibles, aunque ya no salen tan bien de precio (vamos, cuestan sobre un eurillo menos pero vienen sin muñeca ni zapatos); eso sí, los hay tan monos que cuesta dejarlos allí:


Lo mejor son sus gafas bicolor, que sacaré pronto en otra foto, 😉

Y otros, resulta que, por el mismo precio, vienen a satisfacer nuestra vena cuqui/fetichista. Repito, zapatos no incluidos, pero en este caso da igual, hay que tenerlo sí o sí:

Hello Kitty Barbie

Por último, mi único desliz grave. Me obsesioné con el bañador, pero el set es caro (lo de caro además reafirmado por la propia dependienta de Juguettos, una crack vendiendo, desde luego), casi 18 euros…y encima aunque no pone nada, es talla curvy, con lo que le queda flojísimo a las pivotal. Menos mal que me he pillado alguna curvy articulada y le voy a sacar partido igual:

En fin, que concluyendo, cuando veo una juguetería me cuesta controlarme (y eso que hago esfuerzos hercúleos), y tener una al lado de la casa de mi abuela me viene fatal en esta empresa…menos mal que para lo que cuestan 😛

Vamos avanzando con la reforma

Mejor traduzco el título de la entrada de hoy, que como es habitual en mi, igual me paso de optimista: ya hemos vaciado el piso y ya hemos encargado el diseño a gente que sabe de esto, que tampoco es cosa de improvisar en temas tan serios. Por lo demás, sigue con los mismos elementos estructurales y un poco más de polvo.

Total, que en mis momentos de procrastinación cotidiana me he dado cuento de que todas las blogers e influencers (me da la risa mientras lo escribo) dedican tiempo a enseñar su casa; y aún más, mi venerada AD dedica también artículos a pisos de instagramers (a lo que hemos llegado). Así que mientras veía sus apasionantes vídeos en los que deciden si ponen una hoja de palmera en la cocina o en el baño (o en ambos, ya que está de moda) he pensado…¿y si hago lo mismo? No lo de la planta, que a mi los baños a lo selva no me van (al menos por ahora, supongo que por tema de espacio y tener que limpiar, más que nada), sino lo de retransmitir el proceso de reforma.


Unas semanitas de observación, y ya le he cogido cariño al verde de los azulejos 😉

Luego pensé, déjate de tonterías Sandra, que tienes estudios y trabajo fijo y ahora tus compis ya saben de esto y los cafés pueden ser duros…pero nada, que ahí seguía el gusanillo. Así que ante una más que evidente falta de inspiración en los últimos tiempos (o para ser más exacta, pocas ganas de editar fotos, que no veáis los testamentos que tengo medio listos en borradores), me metí una muñe en el bolso y me puse a representar cómo va la cosa esta de reformar un piso antiguo.

Porque lo dicho, mucha medida y mucho estudio de plano, para decidir qué se queda y qué se cambia, y sobre todo dónde va a ir cada cosa. Y si no fijaos en esta estantería, que iba directa para la chimenea de mis padres, hasta que midiendo me di cuenta que su tamaño es perfecto para poner muñecas. Ahora falta que el carpintero nos confirme que puede ponerle puertas (además de cambiarle el color) y así tendrá un puesto asegurado en la final; si no se puede, nominada y a la calle:

Porque definitivamente, el carpintero va a tener mucho trabajo. Y no, éstas de aquí abajo ya no son para Barbie, que en el piso va a vivir más gente y tampoco me puedo pasar 😉 :

En fin, que con cuatro fotos chorris (la cámara de mi móvil está definitivamente desfasadísima), al tiempo de que os hago partícipes de lo que es mi monotema en los últimos tiempos, dejo lista una entrada nueva, con la esperanza puesta en recuperar el ritmo de una vez…que tengo muchas novedades y Convenciones de Barbie que contar. Por cierto, y antes de despedirme, gracias también a la entrada de hoy publico la ropa que aún tenía por enseñar, y es que mi pelirroja de pelos locos llevaba ya meses vestida monísima esperando una buena ocasión para lucirse:

Y sí, lleva jersey de Karine’S, pantalones de The Scissors Madrid (Javi, por favor vuelve, que te echamos de menos), botas de Momoko, gafas de The Teacher Silkstone Barbie, móvil de Mattel, y revistas y planos hechos por mi. He repasado y no me queda nada más por comentar, sólo despedirme y desearos un gran fin de semana.

Este San Valentín díselo con flores…

…Vale, el título es un poco chorra, pero después de la panzada que me acabo de meter ya os digo que mi cerebro irriga mal. Menú degustación, el primer plato (de los nueve) cucurucho de chocolate, relleno de rabo de toro y chili. Con eso os lo digo todo. Puedo teclear de milagro. Menos mal que la foto la saqué antes, 😉 :

Este San Valentín, díselo con flores... ;)

Y como todo lo que sale en la foto ya lo conocéis, os dejo ya y me voy a rumiar (y a recoger flores). ¡Disfrutad del día!

 

 

Barbie Venetian Opulence

Se suele decir, entre los que somos de conformarnos, que no hay mal que por bien no venga. Así que, si ADT Postales secuestra sin pudor, durante semanas, el regalo de Reyes que para mi había pedido Manuel, pero gracias a eso, llega justo para ser presentada en Carnavales, hemos de entender que el destino nos está haciendo, al menos, un guiño simpático…porque el nombre de esta Barbie es nada menos que el de Venetian Opulence, en homenaje precisamente a uno de los Carnavales más famosos del mundo:

Barbie Venetian Opulence

Pertenece a la Masquerade Gala Collection, en mi opinión es la más bonita de las tres, y recrea el estilo de época con una estética muy cuidada. Así, su lujoso traje dieciochesco hace añorar tiempos mejores de Mattel, con tejidos de calidad (nada de brilli brilli cutre y estampado por impresión), acabados bien rematados y detalles que hacen que casi se me salten las lágrimas: puntillas, “joyería” de metal, perlitas y abalorios de diferentes tipos. ¡Si sólo hay plástico en el soporte de la máscara!

Barbie Venetian Opulence

Y ella de cara además es una auténtica monada:

Barbie Venetian Opulence

Por cierto, ahora toca ya el momento batallita: visité Venecia y su Carnaval hace un montón de años, cuando aún era estudiante. Pobre como una rata, como tiene que ser…lo de pobre, digo, para aprender de verdad sobre lo que cuesta la vida, que para algo se está en etapa formativa. Y la verdad es que fue un poco chasco: era una invasión turística (mis colegas y yo misma incluidos, tan culpables como los demás de colapsar calles, por muy mimetizados que a esas alturas estuviésemos ya con la cultura italiana), con poca fiesta de verdad en la calle (nada que ver con nuestro Entroido galego) y poco disfraz, ya que lo que había quedaba muy diluido entre tanto público, salvo eso sí, turis teutonas de casi dos metros, con vestidos alquilados que llevaban con muy poco garbo. Vamos, que no pegaban. Con deciros que la gente sacaba fotos de nuestros cutre-disfraces os puedo dar una idea bastante buena del ambiente callejero. ¿Significa esto que no había gente disfrazada? No, claro que no, de hecho allí también vi los disfraces más maravillosos del mundo…pero eso fue a través de las ventanas de los imponentes palacios, disfrutando de unas fiestas increíbles, sacadas de película (de mucho presupuesto y buenísima dirección artística), de las que lamentablemente no teníamos invitación.

Barbie

Y también vi allí, en un escaparate de una tienda junto a un canal (llevo un buen rato con Google Street View, y no hay manera de localizarla) una colección de Barbies enmascaradas, estilo veneciano, que me dejaron impactada…y a veces el círculo se cierra 😉 .

Barbie Venetian Opulence