Los 90 y Barbie Benetton

Hoy os presento una más de mis entradas faltas de todo rigor histórico (no me pidáis que me ponga técnica, que no estudié Barbilogía) y basadas únicamente en mis lejanos recuerdos de infancia, recuerdos que esta vez se centran en el momentazo que supuso en mi vida la llegada de la colección Benetton para Barbie. Os pongo en situación, imaginad que habéis crecido con las muñecas de Congost y que, salvo honrosas excepciones (coincidentes con su última época en la que la caja ya ponía Mattel Spain), estáis acostumbrados a cuatro injertos espaciados de pelo rubio platino, colores de pintura y vinilo que evolucionan raro y ojos mirando a Cuenca y cuyo parecido con la de la foto de la caja era mera coincidencia; imaginad también que sólo hay tres modelos de cara para muñeca adulta (Superstar casi siempre, y las anecdóticas Laura y Marina); y por último, pensad que todo esto va habitualmente acompañado de mucho rosa y mucho brillibrilli.

Barbie Benetton
Casi 30 años tienen estas prendas, casi nada…

Bien, pues ahora que ya estáis puestos en situación, pensad que, de pronto, irrumpe una colección con ropa moderna y “actual” (fueron años duros en cuestión vestimenta, sí, no os ceguéis por la nostalgia), que llevaban mis compis del colegio con padres guays y que encima había muñecas de todos los moldes…vamos, que por fin llegaba a España la primera Christie, o lo que es lo mismo, la primera Barbie negra, que además ¡era guapísima! Pinta bien, ¿verdad?

Barbie Benetton Collection (Mattel pic)

Pues seguid leyendo. La colección se componía de cinco muñecos, Barbie, Ken, Teresa (que dejó de llamarse Laura para siempre en España, donde como tampoco sabíamos nada de Steffie, no estábamos para ponernos quisquillosos), Christie y Marina, y todos en dos versiones, Benetton a secas y Benetton Shopping, acompañadas además de una colección tremenda de ropa en blisters de combinaciones imposibles:

6798617282_f87fe2ee1f_b.jpg
Cutrefoto rescada de un catálogo oficial.

Si ya de las Benetton a secas cuesta, de la versión Shopping no hay manera de encontrar fotos oficiales de calidad, más allá de alguna trasera de caja en Ebay o esta foto de catálogo de la que desconozco autor y que ni siquiera incluye a todos:

5995163160_01fd999efb_o

Pero no acababa ahí la cosa, con muñecas y mucha ropa, si no que la colección se completaba con una boutique, que además traía ropa extra, y es de lo poco que conservo intacto para foto:

Boutique Benetton (#1617). Barbie.
Foto del año de la castaña, recuperada con las apps de imagen más recientes :p

Porque sí, me da una rabia tremenda no usar fotos mías en el blog, pero aunque en general he sido muy cuidadosa siempre, con estas muñecas he jugado tantísimo que las tengo completamente ajadas, en especial su ropa: gomas cedidas, bollitos en el punto, colores sin fuerza…por no hablar de las que directamente se desintegran, como la cazadora roja de la foto anterior. Otras se conservan impecables, como este “plumas” (sí,  plumas, echadle imaginación):

It AirWays Poppy Parker & Benetton vintage

O con la suficiente compostura como para permitir una foto así:

Barbie Benetton Collection

Y es que, cada cierto tiempo, rescato la caja en donde guardo esta ropa para hacer una de las fotos de grupo que sé que tanto os gustan y, para qué negarlo, compartirla por aquí es la principal razón de la entrada de hoy, ésa y colaros otra de mis chapas 😉 .

Anuncios

Actualiza tus muebles de Barbie…

…O cómo montar un buen diorama por dos duros: un título para la entrada de hoy menos glamuroso pero más certero, y es que aprovechando el fresquete de estos días me he dedicado al tuneo de muebles, con procesos rápidos y sencillos a la vez que muy lucidos en su resultado. Y creedme que tenía ganas, muchas ganas.

Actualiza tus muebles de Barbie...
Visten sudaderas de Elenpriv, pantalón rosa de Euphoria Dolls, vaquero de The Scissors Madrid y pañuelo de Victoria Barbie Designs.

Hace bastantes meses que preparé un diorama en color menta, que se componía de dos paredes pensadas para formar un ángulo recto, una lisa y la otra con un gran ventanal que lamentablemente nunca veréis porque me lo cargué justo antes de poder lucirlo. Ni os cuento el cabreo, porque como ya os he dicho muchas veces, soy fan del éxito fácil y esa ventana fue una lata montarla. Aún así, mi gusilla por un diorama en ese color seguía ahí, y cuando el otro día quise hacer una composición para enseñar unos modelazos que tenía por casa, me decidí a rescatarlo. Pero aún había otra cosa más importante que me llevaba a ese color: un sofá de Marcia Harrys que llevaba conmigo desde hacía ya dos Convenciones de Barbie y al que no le había encontrado aún fondo a su altura…hasta que me pasé por el bazar chino y me compré esto:

Actualiza tus muebles de Barbie...

Con lo que hice esto otro:

Actualiza tus muebles de Barbie…

La cómoda es idéntica a la malva que pinté hace unos meses. Si pincháis en las letras en negrita os llevará a ese post donde lo explico con detalle. Iba a ponerle otros tiradores para variar un poco, pero es que la pobre está tan mal hecha, son tan desiguales los cajones, que la mejor forma de disimularlo es así como veis. En cuanto a estantería, simplemente tuve que quitarle la tapa al joyero, disimular agujeros y pegar esos dados de madera a modo de patas, que pinté en dorado para darles un toque especial. No puse más adornos ni embellecedores porque los “estantes” no son especialmente regulares ni paralelos, y así evité que se notase aún más. Si os animáis, intentad fijaros a la hora de comprar, algunas piezas son un verdadero desastre. Por cierto, que al igual que en la versión malva, la pared y los muebles son del mismo color, ando últimamente muy enganchada a los total looks 😉

Actualiza tus muebles de Barbie…
Top y pantalones de Elenpriv

Y sí, como podéis ver en esta foto, el sofá es una verdadera maravilla…Y sí, como igualmente podéis ver, aún sigue mereciéndose un mejor diorama. Pero a lo tonto, ya hemos llegado a la mitad de este post y seguro que la segunda parte os interesa aún más…porque la base es un conjunto playline original de Barbie, de los que se encuentran en cualquier juguetería:

Actualiza tus muebles de Barbie.

Y tras el despiece, un poco de spray, metálico para las patas y blanco (porque era el bote que me quedaba por casa) para los asientos:

Actualiza tus muebles de Barbie.

Aunque pertenecen a la misma gama, la pintura metálica es estupenda porque seca en cuanto te das media vuelta. La blanca es una desesperación…y para mi ansiedad habitual va fatal. Es decir, que no esperé a que secasen para montar las sillas y ahora hay pegotes de mis huellas y mis intentos de taparlas. Menos mal que el blanco disimula y a un metro no se ven (al menos yo, porque soy miope). En cuanto a la tapa, me iba a currar una composición con tablillas hasta que me di cuenta de que no se iban a apreciar (#TrabajarPaNaEsTontería) al tiempo que me acordé de que tenía una plancha de madera de balsa del tamaño perfecto (#LaQueGuardaSiempreTiene), así que después de lijar y cortar:

Actualiza tus muebles de Barbie...

Tocó pegar y fijar las planchas con cinta de carrocero para que no se moviesen:

Actualiza tus muebles de Barbie...

Mezclé cola blanca de carpintero con cianoacrilato (que seca al momento). Ni idea de si se puede hacer, no detecté reacción anómala y las piezas se han adherido perfectamente, sin deformarse (con la cola sola sí lo hacían al ser tan finas). Este experimento lo he hecho bajo mi propia responsabilidad, pero vosotros, si decidís hacer lo mismo, tened presente a esta tristemente célebre socorrista:

Por cierto, aproveché para pintar también los cubiertos (a los que corté el gancho para el dedo) y el cuenco. A las copas les corté la base para enganchar en la mesa, ya que ahora ese agujero queda tapado, pero les dejé el gancho para el dedo ya que se oculta fácilmente y además me va a ser más fácil sujetarlas en la mano de la muñeca:

Actualiza tus muebles deBarbie...

Y ahora sí ya, el resultado final, del que sólo me dio tiempo a una foto decente, porque justo cuando empecé a fotografiarlo se formó un nubarrón de tormenta que me dejó sin luz, ya veré si mañana por la mañana repito:

Actualizando tus muebles de Barbie...
Vaaale, lo admito, lo mejor del conjunto es el espejo de Marcia Harrys.

Y hasta aquí por hoy. De verdad que siento teneros tan abandonados.