Metiendo en cintura mis MTM Barbie

Croacia, un país maravilloso y al que siempre quedan ganas de volver, suele tener unos cartelitos, en la subida a sus torres, que nos hicieron muchísima gracia en su día: “at your own risk”. Véase que con ellos ya te iban avisando de que, si querías subir, lo hicieses, pero como te cayeses de ahí y te rompieses la crisma (cosa muy probable viendo el estado de algunas escaleras y barandillas), era cosa tuya. Para que me creáis, aquí foto que he encontrado de uno de los más completos (y era de pago, imaginad los gratis):

Metiendo en cintura mis MTM Barbie
Nadie les puede reprochar que no hayan avisado…

Toda esta introducción viene a que el tutorial de hoy es como una torre croata, vamos, que si queréis seguirlo, lo seguís pero bajo vuestra propia responsabilidad;  si os sale mal, qué se le va a hacer, la vida es dura y ya sois mayores, no quiero lloros. Si sois gente sensible, os parece una aberración antiestética o un atentado iconoclasta…pues no sigáis leyendo, aquí os dejo el link de HOLA y tenéis entretenimiento para un rato. Pero si sois mentes inquietas, estáis contra el establishment y, sobre todo, queréis que vuestras Barbies Made To Move (MTM) tengan más cintura, no despeguéis el ojo de la pantalla, que vamos allá.

Para evitar adanismos absurdos, ya os anticipo que la idea de este tutorial no es mía: hace bastante tiempo que me encontré por Instagram cuerpos modificados y, desde entonces, no paré hasta descubrir la forma en que lo habían conseguido. Así que las fuentes originales y de las que debéis beber son éstas:

  • melaninbarbie_ish: el link os remite directamente al vídeo en el que explica, en inglés, cómo transformar la cintura.
  • babbsfangirl: el link os remite esta vez a una fotografía, en cuyos comentarios se explica, nuevamente en inglés, el proceso y da consejos prácticos para conseguirlo.

Y ahora que ya sabéis cómo, os cuento mi experiencia y, sobre todo, mis errores para que no caigáis en ellos.

Metiendo en cintura mis MTM Barbie
Jugadora de Baloncesto, Mattel FXP06

La necesidad imperiosa de reducir cintura se me presentó en cuanto llegó a casa el cuerpo de mi primera MTM Tall, la jugadora de baloncesto.

Metiendo en cintura mis MTM Barbie
Comparativa entre los MTM bodies disponibles actualmente

Recta como una tabla de planchar, las iba a pasar canutas para vestirla, así que, como ya tenía el gusanillo de probar esta técnica, era viernes y Manuel se había echado a dormir la siesta (esto era clave, porque se pone muy nervioso con mis experimentos, pobre, es tan ordenado…), me dije, ahora o nunca. Desmonté la muñeca hasta quedarme sólo con su tronco, puse una goma del pelo tensa en su cintura (el clip es prescindible aunque para mi resulta cómodo) y en cuanto el agua empezó a hervir la deposité en el cazo.

Metiendo en cintura mis MTM Barbie

Al principio fui muy poco a poco, como cuando se calienta el pelo: la metía y sacaba rápido, aprovechando para tensar manualmente la goma. Pero aquello no avanzaba. Cada vez la dejaba más tiempo y al final la tuve como unos 10 minutos en agua hirviendo, de un tirón, antes de sacarla definitivamente. Y la verdad, quitando un par de quemaduras leves en mis dedos (sustos, más que nada) el resultado fue estupendo:

Metiendo en cintura mis MTM Barbie

Evidentemente, visto el éxito, me vine arriba y el entusiasmo me pudo, así que a la mañana siguiente, tras comprar más gomas del pelo, me fui al armario a por MTM normales. Seguí el mismo proceso del día anterior: goma apretada en la cintura, que como eran nuevas aún quedaron más tensas, y una vez colocadas, directas al agua caliente, esta vez de dos en dos, que había mucho que reducir…

Metiendo en cintura mis MTM Barbie

Y aquí mis grandes errores: me pasé con la goma (tanto en cantidad como en tensión) y me confié por los tiempos del día anterior,  con lo que el resultado estético, esta vez, fue un poquillo horroroso:

Metiendo en cintura mis MTM Barbie
Un despiste…

Porque una MTM normal se deforma muchísimo más rápido y el tope de reducción es mucho más pequeño, vamos que os despistáis un poco y se puede poner un reloj (1/6) en su cintura, como podéis ver:

Metiendo en cintura mis MTM Barbie
Otro despiste…

Así que os aconsejo: no más de tres o cuatro minutos en el agua y la goma tensa, pero no a reventar; es preferible tener que intentarlo varias veces hasta alcanzar el punto óptimo, que pasarse a la primera. La goma deja marcas (se nota en la foto anterior), así que evitad las que traigan estrías muy marcadas y si las encontráis (yo fui con prisas), mejor blancas; la verdad, no sé si es impresión mía pero me parece que una de las negras que usé dejó una marca algo oscura, como si se hubiese desteñido. De todos modos, estos defectillos, así como brillo excesivo, con una lija fina o una lima especial de las de acabados en manicura, se solucionan. Y a disfrutar de cuerpo “nuevo”:

Metiendo en cintura mis MTM Barbie

Con todo, si habéis visto el documental de Netflix sobre Barbie, recordaréis lo que contaban sobre el cuerpo de dimensiones exageradas (y tan criticadas) de las vintage, que en el fondo era una necesidad para que la ropa a una escala tan pequeña sentase bien…quiero con esto decir, que aún cuando os quede una cintura horrible, la ropa además de quedar estupenda, lo va a disimular todo 😉

Metiendo en cintura mis MTM Barbie

Y ya a modo de despedida, además de desearos pericia y mucha suerte si lo intentáis, los datos de la ropa de las fotos: el conjunto de lencería negro es de la Fashion Royalty Ombres Poétique Mademoiselle Jolie. En esta última foto, los pantalones rosas son de DRESS, el suéter de Clear-lan y el pañuelo de Victoria Barbie Designs.

Ya me contaréis 😉

Barbie Fashionistas #104

Barbie_Fashionistas_Doll_104_h__01476.jpg

No voy a volver a contaros otra vez lo que me gustan las nuevas Fashionistas, sólo os diré, para que os hagáis mejor idea de mis sentimientos hacia ellas, que tengo en casa desde hace meses la colección Sweetheart de Poppy, pero a la que voy a dedicarle una entrada es una muñeca que cuesta sobre 10 eurillos y que resulta de lo más aprovechable, gracias a un proceso de reconversión que llena de satisfacciones, logrando así cumplidamente su objetivo de hacernos disfrutar del tiempo que pasaremos con ella. Más de seis renglones y ni un punto: ayer tuve cena con colegas, perdonad si aún no estoy muy centrada.

Problemas narrativos al margen, lo cierto es que lo que me decidió a comprarla fueron sus gafas. Ya os digo que sólo por ellas vale la pena el desembolso, tienen solidez, grosor y (oh, sorpresa) hasta vienen bien pintadas.  Lo cierto es que tenía ganas de ellas desde que las vi en @barbiestyle, pero estaba dispuesta a esperar a que llegara a tiendas, porque con estas muñecas es más que conveniente poder elegir lo que se viene a casa. Sin embargo, tardaba en aparecer en las estanterías y, la que tenía en seguimiento en Amazon, un día dejó de estar disponible, luego se puso con precio loco y finalmente reapareció con su precio habitual, con lo que me dije, ahora o nunca, que lo mismo algún desaprensivo se ha propuesto traficar con sus gafas y las ha comprado todas. Por favor, decidme que también os dan de estas chaladuras.

En fin, que después de encargarla llegó bastante pronto, pero con pinta de haber tenido fiesta por el camino:

Barbie Fashionistas #104

Pero lo que a mi me importaba, las gafas, perfectas. Con lo demás ya me pondría luego:

Gafas de Barbie Fashionistas #104
Lo mona que va por dos durillos con el romper de la Fashionistas #74

Y efectivamente, vale la pena no sólo por sus gafas. Últimamente ando bastante desencantada con los complementos de Integrity Toys. La primera vez que ves unos zapatos tan maravillosos te convences de que son lo mejor del mundo y te sientes coleccionista pro. Pero pasados los años, los tacones se caen, la suela se despega y la piel sintética se cuartea, entonces piensas: bendito plástico pintado. Y sí, llevo ya muchísimo tiempo intentando pintar zapatos de Barbie, con un resultado desastroso las mayoría de las veces (no consigo que se fije bien), con la sola excepción de cuando me limito a dar pequeños toques con pintura metalizada. Creo que eso tocará explicarlo con detalle mejor otro día, pero fijaos en cómo ganan estas sandalias con unas hebillas plateadas:

Barbie Fashionistas #104 shoes

Y utilizando la falda también, en combinación con uno de los vestidos de la Basics Collection y un pañuelo de Victoria Barbie Designs, el resultado no puede ser mejor (atención que a estas alturas ya hemos aprovechado de la muñeca gafas, zapatos y falda…y lo que nos queda):

Barbie Look Chic Pool wearing Fashionistas #104 outfit

Y aquí con bolso de plástico también “metalizado” artesanalmente:

Barbie Look Chic Pool wearing Fashionistas #104 outfit
La artesa sobre la que descansa es de Sacando Virutas 

El top es muy mono, pero las costuras son un desastre, así que tener tiempo para repasarlas va a ser más complicado, con lo que eso (y su foto) lo dejaré para otro día. Pero volviendo a la muñeca, cierto que el maquillaje no tenía intensidad, cierto también que venía muy mal peinada…pero pese a esos defectillos, lo bueno es que el pelo es de un color muy chulo (unas mechitas claras estupendas) y con la suficiente espesura en puntos claves para que, bien distribuido en un recogido, no queden calvas. Así que me puse a ello.

Barbie Fashionistas #104, restyled.
Foto chungui de móvil. Intenté un vídeo del recogido completo, pero tengo tembleque.

Después de un par de días secando, me gustó lo suficiente como para intentarlo con su cara. Para practicar repaint es estupenda, porque no se trata de pintar de cero, sólo repasar para dar más viveza al color. De hecho, borrar sólo borré la boca, el resto pinté por encima. Por último le puse el vestido de Barbie Vera Wang y la coloqué a posar en mi último diorama, que aún me queda mucho por amortizar:

Barbie Fashionistas #104, restyled, wearing Vera Wang clothes.

No hay fotos del proceso de peinado, porque si ya no me llegaban mis dos manos para hacer las trenzas y mantenerlas tensas, os contaré como para encima sujetar la cámara, pero vamos, son dos trenzas de raíz, del revés, que se juntan en una coleta trasera lateral con la que ya hice el moño. Para asegurar el peinado, utilicé aguja e hilo con los que cosí la trenza a la cabeza. La verdad, así escrito suena peor de lo que fue, creedme:

Barbie Fashionistas #104, restyled

Por cierto, recapitulando lo que he escrito hasta aquí…esta muñeca de hoy, cuesta unos 10 eurillos, ¿recordáis? 😉

Barbie Fashionistas #104, wearing Vera Wang dress.