Operación bikini: frankendolling extremo.

Una de las cosas que menos me gusta de los nuevos cuerpos MTM es su torso más aniñado y con menos formas, con el que Barbie ya no sólo pierde cintura sino también contorno de pecho. Mientras pienso cómo solucionar esto último, por ahora el de la cintura tiene un apaño bastante sencillo y rápido, gracias a las ventajas que tiene estar hecha de plástico 😉

Y es que conseguir que una falda que no cierre ahora lo haga y a una altura un pelín más baja, para mi armario de muñecas no tiene precio:

Tutorial cintura MTM: antes y después
Antes y después

Eso sí, por favor, que las almas sensibles no sigan leyendo, que no me hago responsable…

Hecha esta advertencia, ahí van los pasos. Solo necesitamos un cutter afilado (tampoco mucho, que no hace falta jugarse un dedo) y lija. Confieso que como el ansia me ha podido, ni siquiera he usado una lija demasiado fina, vamos que he recurrido a la que tenía por casa, y aún así el resultado ha quedado estupendo:

Tutorial cintura MTM

Dos consejillos útiles: procurad no dejar demasiado alta la cintura, sino que al tiempo que raspeis, lo hagáis manteniendo la proporción; además tampoco os paséis lijando, no vaya a ser que quede como Karolina Kurkova, sin ombligo:

Tutorial cintura MTM
El tuneado es el que se ve más mate. La diferencia es mínima en pelotillas.

Y hasta aquí por hoy. El próximo día lo intento con sus muslos…