Nueva pared para diorama: azul y madera

Hace años, mi buena amiga Raquel me advirtió seriamente diciéndome esto: “notarás los 30 en que adelgazar ya no es tan fácil”. Ahora que me acerco a los 40 añado de mi propia cosecha: “los notaré en que dejaré de ser inmune a los catarros”. Vale que siguen sin tumbarme y que no necesito quedarme una semana en cama para sobrellevarlos, pero cierto también que desde este otoño no me separo de los mocos, la tos y el dolor de garganta. Así que para romper con esta relación nociva de una vez, y para poder seguir chuleándome de salud de hierro de nuevo (que sí, que hasta este año yo daba bastante asquito en este tema), me he propuesto no moverme de casa hasta que mi voz regrese a su tono de pito original y mi respiración deje de parecer la de Darth Vader.

Nueva pared para diorama: azul y madera
Las fotos del proceso son bastante malas, cámara sin batería, lo siento.

Pero como quedarse en casa no es sinónimo de no hacer nada, este fin de semana he empleado el tiempo en lo que fue mi objetivo incumplido de Navidad, que no es otro que prepararme un nuevo diorama, algo que, con toda la trapallada que acumulo por casa, podía conseguir sin ni siquiera salir a por nada: pared de cartón pluma (esta vez más grande, de 50×60, con 1 cm de grosor), palitos de diferentes tipos, tijeras para cortarlos, pintura, pincel y cola de carpintero; y como extras no imprescindibles, lápiz y regla (llevaba la mitad hecha cuando conseguí encontrar una cinta métrica) y un poco de lija para algún pequeño ajuste. No os voy a mentir, por no variar fui decidiendo el diseño sobre la marcha, así que la foto de material inicial que hice ayer no sirve para nada, ya que más que planificación fue pura improvisación, acompañada, eso sí, de buen cine:

Nueva pared para diorama: azul y madera
John McTiernan, ¡vuelve!.

Si os fijáis en esta foto, además de salir un desconcertado  Schwarzenegger (¿pero quién está matando a sus hombres uno por uno?), se ve que la base de cartón pluma se compone de dos piezas. A ver qué tal me sale el invento, pero como no encuentro ya con tanta facilidad el grosor de un centímetro, me decidí a pegar dos planchas de 0,5 cms, y así me evito que todo este esfuerzo se vaya a la porra por un poco de humedad o frío 😉 .

Nueva pared para diorama: azul y madera

Con unas primeras piezas cortadas, estuve haciendo pruebas de posibles diseños. Al final, opté por una malla regular, distribuyendo los palitos de madera de forma uniforme, para lo que me ayudé de una pieza que usé de patrón (la que veis en la foto del medio) para asegurarme de que las diferentes piezas estaban más o menos a la misma distancia. Los palitos no son exactos en ancho, así que dejarlos bien centrados fue lo que me llevó más tiempo…y es que no podía rezagarme, que la siguiente peli era un coñazo (Sentido y sensibilidad…y eso que soy muy fan de Emma Thomson, pero ese papel no era para ella).

Nueva pared para diorama: azul y madera

Corté los palitos al límite, esto es, dejé fuera sólo la parte curva, aprovechando al máximo su largo. Y una vez pegados, me encontré con que el espacio que quedaba por cubrir excedía del ancho de dos, pero no llegaba al de tres. Tras darle vueltas a distintas opciones, decidí usar los más finos. Habían sido mi opción original hasta que comprobé que la mayoría estaban demasiado torcidos, pero quedaban estupendos para salvar el hueco libre que quedaba, y así puede hacer un rodapié más trabajado.

Nueva pared para diorama: azul y madera

Y el último paso fue pintar. La cola es bastante rápida, así que una ansias como yo no tiene mucho que esperar. Entre que se hace un poco de tiempo mientras se recogen las virutillas que han salido disparadas al cortar, ya podemos ponernos con el pincel. Tenía dos opciones de pintura, pero probada la primera ya no necesité ver cómo quedaba la segunda. Ojo, el tipo de la que usé es bastante líquida, así que no necesité diluirla en agua (que pude estropear el cartón pluma) y seca bastante rápido. Una vez seca la superficie, le puse un libraco encima para hacer peso y que la pared se mantuviese plana, y ya esta mañana he repasado las partes en que no había quedado bien cubierta…y me he puesto a disfrutarlo. Ya os enseñaré las fotos, pero mientras, una para que podáis verlo bien, al igual que el vestido con el que os felicité la Navidad, que sin abrigo es una locura de bonito:

Nueva pared para diorama: azul y madera

Anuncios

¡Feliz Año Nuevo 2019!

¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!

Brindemos por un 2019 en el que nuestros sueños se cumplan, en el que sigamos disfrutando de la vida, de la familia, de los amigos y del amor; en el que sigamos jugando y divirtiéndonos; en el que VIVAMOS, así en mayúsculas.

¡Feliz Año Nuevo 2019!

Y sobre todo en el que intentemos SER FELICES, porque es algo que, como ir al baño, nadie puede hacer por nosotros 😉😉

¡Feliz Navidad 2018!

Por favor, otro año más – y eso que parece que fue ayer cuando empecé por aquí – deseándoos unas muy Felices Fiestas…y como es dificilísimo ser original en esta época, estos son mis deseos: Pasad unas fiestas estupendas, disfrutad del reencuentro con los amigos, con la familia, espero que no tengáis que extrañar a nadie demasiado, que tengáis mucha fiesta y muchos regalos y, sobre todo, comed y bebed sin complejos…que hasta verano ¡hay tiempo de hacer dieta!

¡Feliz Navidad!

¡Feliz Navidad!

Feliz Navidad

Eye Candy Rayna Ahmadi

Aunque estamos a final de año y el trabajo me come, siempre  viene bien desconectar, aunque sólo sea un ratito, así que, aprovechando que ya tengo fotos hechas y hasta un vídeo listo, voy a dedicar mi descanso de hoy a dejaros por aquí  una entrada breve, pero intensa, porque aunque parece que sólo me dedico a Barbie y a Poppy, a veces (sólo a veces) en mi colección tienen cabida otras muñecas, como la de hoy.

Eye Candy Rayna Ahmadi

Hacía mucho tiempo que tenía ganas de una muñeca con este molde, Rayna, sobre todo porque en las últimas colecciones de IT estaban utilizándolo con muñecas absolutamente fabulosas, así que cuando la presentaron como Upgrade del W Club 2018, tras echar unas cuentas rápidas y dudar unos minutos, me lancé a por ella. Como ya os he contado de qué va esto de las Upgrades y, además, ya os digo que ando muy pillada de tiempo, nada mejor que un vídeo para mostraros su empaquetado y presentación:

Sólo se me ocurre añadir #QuéNivelMaribel

Y quitando que el vídeo es un poco cutre (aún estaba yo familiarizándome con mi móvil nuevo), y que sin sonido de fondo hubiese quedado mejor (esta vez, al menos, no se oye el deshumidificador), merece la pena compartirlo porque da idea de cómo se lo están volviendo a currar los de IT en el tema diseño de embalaje (packaging) y ropa. Nada de cajas básicas y nada de ropa sin complementos. No sé si es influencia de Jesse Ayala, su nuevo diseñador, o que ya que como cada vez las venden más caras quieren justificarlo debidamente. En cualquier caso, se agradece, que para dejar más minimal el look ya tenemos tiempo en casa. En cuanto a su cuerpo, es el de las últimas Nu Face, y aunque prefiero el FR2, un poco más voluptuoso pero sin llegar a los excesos de antes, al menos el que lleva sigue siendo bastante compatible con mis otras muñecas en tema ropa.

Eye Candy Rayna

Y sí, con el diorama no he sido demasiado original…¡pero ya os he dicho que no tengo tiempo! Por cierto, antes de despedirme, como siempre sus especificaciones técnicas:

  • The NU Face Collection 2018 (W Club Exclusive)
  • Body Type: NF 3.0.
  • Head Sculpt: Rayna.
  • Quick Switch Feature: No.
  • Skin Tone: Japan.
  • Hair Color:Amber
  • Eyelashes: yes, hand applied.
  • Upgrade price: $125.00

 

Basics

Hay una foto que me gusta repetir cada cierto tiempo, y es la de mis muñecas “especiales”, todas juntas, con los vestidos de la maravillosa Basic Collection de 2009, conocidas popularmente como las LBD (Little Black Dress), y que los años siguientes se irían completando en otros colores, estilos y tejidos. La colección me gusta tanto, que hasta me hice mi propia versión en color nude, en un tiempo en el que la aguja no me daba tanta pereza:

New Barbie Basics: color nude.
Foto de 2010, anda que no ha llovido…

Basics Nude

Pero por aquel entonces, aún eran mis primeras híbridas las que llevaban estos modelos básicos, o a lo sumo, los primeros grupetes de Poppies con los que me estaba haciendo:

Mi colección de Poppy Parker, en  basics LBD.
Me animo mucho pensando en lo que he mejorado sacando fotos.

Total, que es una idea que he ido reciclando cada cierto tiempo:

La aventura de los zapatitos dorados (4/4): Foto de grupo con pivotals
¡Uy, aquí con una infiltrada dorada!

En las últimas fotos con ellos (tras repasar mucho flickr e instragram creo que ya no olvido ninguna, pero lo mismo me toca actualizar por quinta vez esta entrada) usé Ooaks en el sentido más restringido del término, completamente repintadas (o casi):

My ooak Barbies
Tengo que revisar qué ha pasado con flikr, porque han perdido mucha calidad algunas fotos. La pixelización de ésta es un escándalo.
Ooak Barbie LBD en sofá rojo
De cuando le ponía este marco a todo…y ojo con los filtros de la siguiente.

Y pasado tanto tiempo desde entonces, he pensado que ya tocaba actualizar la foto de los vestidos negros. Y no fue fácil elegir modelos, porque mi colección ha ido creciendo mucho en esta última década, así que ni había ropa para todas ni tampoco era fácil hacerlas caber en la foto. Así que salvo una intrusa (lo siento, mi Tropi-Cutie no podía faltar aunque sea un repaint parcial) todas las que salen tienen encima un repaint total. Yo creo que la selección está bien, ya me diréis 😉

Basics

¡Y actualizo y meto vídeo!

¿Os habéis dado cuenta que esta entrada es como los capítulos especiales de las series, en las que te cuelan escenas pasadas sólo con unos pocos minutos de metraje nuevo? De verdad, no sé ni cómo me leéis :/ . No os merezco.

Maceteros con plantas en 30 segundos…y de paso presento a mi última Ooak

Estos últimos fines de semana fueron muy productivos en tema miniaturas, con dos muebles estupendos, rápidos, sencillos, baratos y muy aparentes. Pero la racha se me terminó. Tengo uno amarillo a medias, porque necesito más material para acabarlo y no he tenido tiempo de conseguirlo (maldito trabajo absorbente) y por otra parte, mi idea de cabecero de cama, ese del que os hablé en la fanpage de Facebook, aunque marcha estupendamente, resulta que es tan grande que no me cabe en el diorama y hasta que me mude al piso grande no monto uno nuevo, es lo que hay. Así que para no perder la buena costumbre de publicar con frecuencia, aquí os dejo hoy unos consejillos para haceros rápidamente con maceteros para vuestros dioramas, sin pasar por el esfuerzo de hacer las plantas de forma más artesanal.

Maceteros sencillísimos de hacer y mi última Ooak

Se necesita poco: id a una floristería, tienda de cosas de casa o mismo chino, y pillad una planta tipo boj de plástico, en miniatura. La forma da igual, lo importante es que forme pequeñas ramas acumulables con hojas pequeñas. Luego id a un establecimiento en el que vendan menaje (lo mismo os sirve la misma tienda de antes) y comprad los servilleteros que más os gusten. Et voilà! ya tenéis todo.

Maceteros sencillísimos de hacer y mi última Ooak

Los pasos son tan básicos, que hasta creo que sobra toda explicación: se van sacando los “brotes”, se unen unos con otros, y se meten en el servilletero. La propia forma elástica impide que se salgan sin necesidad de pegarlos, y así podréis combinarlos las veces que queráis:

Maceteros sencillísimos de hacer y mi última Ooak

Mejor resultado con menos esfuerzo, imposible. Y decoran un montón. No me ha dado tiempo a montar algo más elaborado, porque he tenido sólo cinco minutos de claridad antes de que la tormenta volviera a cerrar el cielo, pero para que veáis las posibilidades, creo que llega (lo mismo mañana por la mañana repito foto, también os lo digo):


Y sí, foto cambiada por la mañana 😉

Y ella, que ya os lo anunciaba en el título, es mi última Ooak, con cara completamente repintada de la Fashionistas #93, y cuerpo de The Barbie Look: Night Out. Como digo, me he quedado sin buena luz natural, así que espero sacarle mejores fotos otro día.

Maceteros sencillísimos de hacer y mi última Ooak

Por cierto, el vestidazo es de DRESS aitor lopez antxia y la estantería de la foto es una miniatura original de Ikea. Y os dejo ya, que hoy tengo cena y toca arreglarme 😉 .

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado

Soy muy fan del éxito fácil. Muy, muy fan de conseguir buenos resultados con un esfuerzo mínimo, porque para mi no importa lo que te ofrece el camino, sino llegar pronto a la meta. Para que me entendáis, me encanta la pintura de secado rápido y acabado uniforme, que disimula defectos de la madera y encima se limpia con agua. Por tanto, tengo claro que la cómoda de hoy no ha sido de mis mejores ocurrencias (aunque me consuelo pensando que para la próxima vez ya le habré pillado el truco)…pero antes mejor si empiezo por el principio:

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado

Después del mueble de la semana pasada, me vine tan arriba que decidí ir a por otro (tengo un montón en el armario, lo confieso). Así que con un fin de semana con previsión de lluvias torrenciales, el plan casero me pareció estupendo. Lo malo es que tan rebosante de ánimo estaba, que cuando fui a la ferretería a por más material, me lancé a por un bote de esmalte laca de poliuretano porque ¿quién no es capaz de lacar en cinco minutos? Y aunque realmente noté cierto reparo en mi ferretero habitual (¿seguro que quieres esto?, ¿sabes cómo se aplica?), estaba tan decidida que pasé de todo. Así que después de lijar poco y mal:

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado
Hay que quitar bien la cola, para que cubra la pintura

Empecé a pintar y sólo cuando ya estaba en faena, me di cuenta que evitar los grumos no era fácil y además el secado tardaba unos tres días. Ya íbamos mal: ¡TRES DÍAS  para secar y encima con grumos! Y si no llegaba con eso, cada gota que me caía era peor que el chapapote: tan grasa que limpiarla era un rollo, porque se iba extendiendo por ropa, muebles y piel. Y quien dice gota, dice el polvillo del lijado, un horror. Lo dicho, para la próxima vez ya sé que la superficie tiene que estar limpia y perfectamente pulida, que hay que revolver muy bien la pintura, aplicar capas finas y con pincel especial y tener mucha paciencia. Muchísima paciencia. A ver de dónde la saco.

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado

Mi idea original era hacer un diseño geométrico, combinando blanco y negro, en los frentes de los cajones. Pero el tiempo de secado y que las piezas en origen eran algo irregulares, me hicieron descartar la idea. Lo mismo un primer intento desastroso también contribuyó un poco, jejeje. Así que pulí de nuevo, y pinté de negro como el resto del mueble, con idea de poner adornos dorados en piezas independientes adheridas con pegamento (pintar directamente en dorado, tampoco era una opción, comprobado).

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado
Las de la semana pasada eran un pelín más grandes, aunque no se aprecie en la comparativa, sólo el caos.

Como los cajones quedan muy salidos de la estructura, primero puse cuatro piezas de moldura de esquinas cuadradas previamente pintados en dorado, rodeándolos. Otra pieza de la misma moldura en la parte superior de cada cajón y, por último, para los tiradores combiné dos piezas, una plana rectangular y encima nuevamente la cuadrada, aunque esta vez fui un poco más torpe con la pintura dorada :/  Vamos, que voy a tener que comprar, para la próxima vez. En fin, que el mueble de cerca no es ninguna maravilla, pero en foto cuela bastante…

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado
Colgado en la pared un mantel individual de Zara Home, sillas de Marcia Harrys.

Y la verdad, para maravilla, ya tengo este vestido de lentejuelas de Elenpriv, que es de lo que realmente me apetece fardar, así que aunque al terminar el mueble la luz ya escaseaba, espero que sirva de muestra:

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado

Me encanta, quería esperar hasta Navidades para enseñarlo, pero no me he aguantado:

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado

Por cierto, el mueble aún no está seco del todo, pero gracias al deshumidificador, con mucho cuidado…y ella creo que es la primera vez que la enseño por aquí, fue la alternativa que preparé como donación en la Subasta Solidaria de la SDC, que descarté porque se parecía demasiado a la del año pasado. Usé una Grand Entrance, con un pelazo estupendo al que el negro le queda de lujo 😉

Nuevo diorama, reciclando muebles viejos

Confieso que tenía un mono de dioramas que no me aguantaba y que ya estaba más que aburrida de los de siempre, que con tanto usarlos esto ya clamaba al cielo un “renovarse o morir”. Y he ahí que me encontraba ordenando armarios pre-mudanza (que a este paso va a ser más larga que la marcha del desierto), con un festivo inesperado en medio de la semana, cuando se iluminó una lucecita en mi cabeza.

Nuevo diorama reciclando muebles viejos
Foto spoiler, para mantener vuestro interés en el rollo que os voy a colar.

Pero sigamos un relato ordenado de los hechos: empecé con la pared ya el víspera de Difuntos, por la noche. La idea era tener trabajo avanzado para el diorama que iba a probar la mañana siguiente, pero topé con el inconveniente de no tener remota idea del tono real final, porque la esquina en la que pinté (a salvo de volver a manchar suelo o la mesa de madera y evitar así dramas caseros innecesarios) tiene muy poca luz.


El efecto rugoso se consigue con pinceladas de pintura espesa, poco aguada, como explico aquí.

La cosa es que por la mañana, ya con plena visibilidad, aproveché para dar los últimos retoques, corrigiendo aquellos puntos donde había saltado la pintura o no había quedado del tono adecuado. Esto era necesario porque para dar un leve efecto estuco había mezclado dos colores, y en algunos puntos estaba mal repartido. Y aún estaba con el pincel en la mano, cuando me acordé del mueble que estaba estorbando por el armario. El mítico mueble miniatura, en pino sin pintar, que  venden en los “Todo a 100” tirado de precio. Lo siento, no hay foto previa, que las expectativas de éxito eran casi nulas. Y tras quitarle los tiradores de metal que traía, me puse en faena:

Nuevo diorama, reciclando muebles viejos

Y aquí breve inciso: lo suyo sería tapar los huecos de los tiradores con masilla especial, aplicar un tapaporos (goma laca es ideal para este fin), pintar, lijar, volver a pintar, volver a lijar, aplicar barniz para acabado perfecto…etc. Pero si tengo muy poco tiempo libre en general, menos aún para estas pijadas en particular, y a este problemilla de disponibilidad hay que añadir que además de ansias soy un poco vaga. Así que, salvo alguna pasada de lija sobre defectos demasiado evidentes, le pasé el pincel cargado con la pintura malva (ya sin blanco como en la pared) y a vivir.

Nuevo diorama, reciclando muebles viejos

Y una vez pintado, el último paso que quedaba era el de los tiradores. Evidentemente los originales no eran una opción si quería un resultado decente, así que al ser festivo y no tener otra opción de adquisición, decidí hacerlos yo misma. Para ello, corté una moldura lisa cuadrada, pinté los pedacitos de dorado y una vez secos los pegué con adhesivo cianoacrilato:

Nuevo diorama reciclando muebles viejos

Y sí, lo confieso, me vine arriba con el dorado y pinté también la base de la cómoda. Vamos, que no la pinté entera de dorado porque tenía que ir a comer…y menos mal, porque lo mismo quedaba un poco excesivo. Total, que en un momento mueble preparado, con pared a juego y lista para disfrutar y sacar muchas fotos:

Nuevo diorama, reciclando muebles viejos

En ésta, mi cómoda renovada la he combinado con el biombo de Marcia Harrys, con la Eames Plastic Armchair RAR de Vitra, y mi Tropi-Cutie tuneada, vestida de ElenPriv. Una de las cosas que más me gusta de su color, es que según la luz varía muchísimo, de un malva apagado a un rosa intenso, tonalidades con las que se puede jugar aún más en la edición de la foto:

Nuevo diorama, reciclando muebles viejos

Esta vez posa mi Night Out OOak, vestida con un modelazo de NOVA. Y me despido ya, que aún queda puente para disfrutar y pienso hacerlo 😉

Nuevo diorama, reciclando muebles viejos

 

¡La subasta solidaria de la Spanish Doll Convention ya está abierta!

Bueno, de hecho ya lleva unos días activa, pero hasta hoy no he tenido un ratito (ni mi ordenador con la contraseña de WordPress guardada…sí, soy así, es lo que hay), para pasarme por aquí. Pero como va a durar aún una semana, me consuelo pensando en que llego más que a tiempo de contároslo 😉 .

Ya podéis pujar por Lucía!

Por supuesto, allí va a estar Lucía, así que quien se anime (lo digo con la boca pequeña porque el precio ha subido un poquillo), aún tiene en su mano conseguirla y contribuir a la causa de la Fundación Aladina, ya que nunca gastar en muñecas ha tenido mejor excusa. Pero es que además podéis optar por otras donaciones geniales, tanto de muñecas como de ropa, con las que ser igualmente solidarios (vamos, que seguís con la misma excusa), y que podéis encontrar en este link:

https://www.ebay.es/sch/convencionbarbiespain/m.html?_nkw=&_armrs=1&_ipg=&_from=

No me caben todas, ni tengo fotos a buena calidad, pero ahí va un mosaico spoiler con alguna de las maravillas por las que podéis pujar:

SpanishDoll Convention Charity Auction

Creo que sólo me he dejado las conmemorativas de Convenciones pasadas y actual, pero tendréis que entrar para comprobarlo…¡Feliz y exitosa puja!

Lucía, la donación de Bonequea para la subasta solidaria de la SDC

Vale, no os voy a descubrir a estas alturas que soy un poco desastre. Si acaso, que lo soy un poco más de lo que con mucha benevolencia habíais sospechado, pero eso no quita que intente esforzarme por mejorar. Que no publico nada en semanas, cierto, pero es que la vida a veces es muy complicada, y se torna casi imposible que nos alcance el tiempo para cumplir todas las tareas de la lista, por lo que no queda otra que eliminar lo no vital para que ceda puesto a lo esencial. Total, que en estas disquisiciones andaba yo metida, cuando me di cuenta de que no llegaba a tiempo para la donación. ¡Qué no llegaba a tiempo!

Lucía, la donación de Bonequea para la subasta solidaria de la SDC
Foto sin filtros, que aún es joven 😉

Y eso que estaba planificada desde hace un montón de tiempo, incluso barajé dos candidatas antes de decidirme y de hecho, había pensado, ya que no soy demasiado habilidosa con la aguja, encargar la ropa. Primero a alguno de los muchísimos artistas con los que contamos por aquí, y si no podían, pues alguna opción de ETSY. Pero lo fui dejando…tanto, que al final ya me daba vergüenza hasta abrir la boca para molestar a nadie y tampoco había margen para las bromas de Correos y su servicio de ADT Postales. Vamos, que me tocaba espabilar…y menos mal que después de hablar con Gloria (ya sabéis, repetid conmigo: mi presidenta, me representa), y que me dijese que podía entregarla directamente para la subasta de Ebay, que tendría lugar después de la conven, supe que podría evitar un brote serio de ansiedad acompañado de infarto de miocardio.

Lucía, la donación de Bonequea para la subasta solidaria de la SDC

Aún así, pensé que si al menos podía colocarle un trapito encima, la quería enseñar (no sé si por vanidad o por inseguridad, o un poco de cada), oír otras opiniones menos estresadas sobre la muñeca y, sobre todo, obligarme definitivamente a tenerla lista de verdad para la subasta. Y fue un acierto, porque contar con la opinión de mi idolatrado Edel fue clave para añadir al look final uno de los pañuelos de Carmen, de los que soy tan fan:

Lucía, la donación de Bonequea para la subasta solidaria de la SDC

Y hablando del trapito, me pareció que emular un vestido tan mítico para el coleccionismo español como el Pertegaz era una buena opción, y si a eso añadimos que es tan fácil de coser que hasta yo puedo hacerlo mejor que mejor 😉 . Ya os confieso que el mérito del acabado es de la tela, una seda salvaje azul que se aguanta en pié sola, y que hasta hecha un nudo queda bien, y si no, comprobad, ¡dentro vídeo!:

Ya los últimos detalles son el bolso joya, el brazalete y las sandalias:

Lucía, la donación de Bonequea para la subasta solidaria de la SDC

En cuanto a su nombre, se lo debe a Nio, de quien surgió la idea tras un brainstorming muy concienzudo, mantenido en una reunión celebrada en la habitación del hotel de Juan durante la Convención. Y aclarado esto último, creo que esta canija de unos 30 cms. no da para más que contar. De corazón, espero que os guste, sobre todo porque es para una muy buena causa.