Barbie Fashionistas #104

Barbie_Fashionistas_Doll_104_h__01476.jpg

No voy a volver a contaros otra vez lo que me gustan las nuevas Fashionistas, sólo os diré, para que os hagáis mejor idea de mis sentimientos hacia ellas, que tengo en casa desde hace meses la colección Sweetheart de Poppy, pero a la que voy a dedicarle una entrada es una muñeca que cuesta sobre 10 eurillos y que resulta de lo más aprovechable, gracias a un proceso de reconversión que llena de satisfacciones, logrando así cumplidamente su objetivo de hacernos disfrutar del tiempo que pasaremos con ella. Más de seis renglones y ni un punto: ayer tuve cena con colegas, perdonad si aún no estoy muy centrada.

Problemas narrativos al margen, lo cierto es que lo que me decidió a comprarla fueron sus gafas. Ya os digo que sólo por ellas vale la pena el desembolso, tienen solidez, grosor y (oh, sorpresa) hasta vienen bien pintadas.  Lo cierto es que tenía ganas de ellas desde que las vi en @barbiestyle, pero estaba dispuesta a esperar a que llegara a tiendas, porque con estas muñecas es más que conveniente poder elegir lo que se viene a casa. Sin embargo, tardaba en aparecer en las estanterías y, la que tenía en seguimiento en Amazon, un día dejó de estar disponible, luego se puso con precio loco y finalmente reapareció con su precio habitual, con lo que me dije, ahora o nunca, que lo mismo algún desaprensivo se ha propuesto traficar con sus gafas y las ha comprado todas. Por favor, decidme que también os dan de estas chaladuras.

En fin, que después de encargarla llegó bastante pronto, pero con pinta de haber tenido fiesta por el camino:

Barbie Fashionistas #104

Pero lo que a mi me importaba, las gafas, perfectas. Con lo demás ya me pondría luego:

Gafas de Barbie Fashionistas #104
Lo mona que va por dos durillos con el romper de la Fashionistas #74

Y efectivamente, vale la pena no sólo por sus gafas. Últimamente ando bastante desencantada con los complementos de Integrity Toys. La primera vez que ves unos zapatos tan maravillosos te convences de que son lo mejor del mundo y te sientes coleccionista pro. Pero pasados los años, los tacones se caen, la suela se despega y la piel sintética se cuartea, entonces piensas: bendito plástico pintado. Y sí, llevo ya muchísimo tiempo intentando pintar zapatos de Barbie, con un resultado desastroso las mayoría de las veces (no consigo que se fije bien), con la sola excepción de cuando me limito a dar pequeños toques con pintura metalizada. Creo que eso tocará explicarlo con detalle mejor otro día, pero fijaos en cómo ganan estas sandalias con unas hebillas plateadas:

Barbie Fashionistas #104 shoes

Y utilizando la falda también, en combinación con uno de los vestidos de la Basics Collection y un pañuelo de Victoria Barbie Designs, el resultado no puede ser mejor (atención que a estas alturas ya hemos aprovechado de la muñeca gafas, zapatos y falda…y lo que nos queda):

Barbie Look Chic Pool wearing Fashionistas #104 outfit

Y aquí con bolso de plástico también “metalizado” artesanalmente:

Barbie Look Chic Pool wearing Fashionistas #104 outfit
La artesa sobre la que descansa es de Sacando Virutas 

El top es muy mono, pero las costuras son un desastre, así que tener tiempo para repasarlas va a ser más complicado, con lo que eso (y su foto) lo dejaré para otro día. Pero volviendo a la muñeca, cierto que el maquillaje no tenía intensidad, cierto también que venía muy mal peinada…pero pese a esos defectillos, lo bueno es que el pelo es de un color muy chulo (unas mechitas claras estupendas) y con la suficiente espesura en puntos claves para que, bien distribuido en un recogido, no queden calvas. Así que me puse a ello.

Barbie Fashionistas #104, restyled.
Foto chungui de móvil. Intenté un vídeo del recogido completo, pero tengo tembleque.

Después de un par de días secando, me gustó lo suficiente como para intentarlo con su cara. Para practicar repaint es estupenda, porque no se trata de pintar de cero, sólo repasar para dar más viveza al color. De hecho, borrar sólo borré la boca, el resto pinté por encima. Por último le puse el vestido de Barbie Vera Wang y la coloqué a posar en mi último diorama, que aún me queda mucho por amortizar:

Barbie Fashionistas #104, restyled, wearing Vera Wang clothes.

No hay fotos del proceso de peinado, porque si ya no me llegaban mis dos manos para hacer las trenzas y mantenerlas tensas, os contaré como para encima sujetar la cámara, pero vamos, son dos trenzas de raíz, del revés, que se juntan en una coleta trasera lateral con la que ya hice el moño. Para asegurar el peinado, utilicé aguja e hilo con los que cosí la trenza a la cabeza. La verdad, así escrito suena peor de lo que fue, creedme:

Barbie Fashionistas #104, restyled

Por cierto, recapitulando lo que he escrito hasta aquí…esta muñeca de hoy, cuesta unos 10 eurillos, ¿recordáis? 😉

Barbie Fashionistas #104, wearing Vera Wang dress.

Anuncios

Diorama con chimenea. Algo así como un tutorial.

Hace ya unos años que Cristina, de Delfina’s Dolls Designs, me recomendó usar un marco de fotos cortado por la mitad para montar una chimenea escala 1/6. Pues bien, los mismos años hace que, siguiendo su consejo, me compré uno en Zara Home y se lo di a mi padre, jubileta y coleccionista de accesorios de Black and Decker, para que me lo cortara en dos…y sí, lo hizo al momento, pero los dos pedazos resultantes se fueron directos a mi armario del olvido. Lamentablemente, en ese armario las cosas no es que estén colocadas demasiado bien, más al contrario, las voy apilando así como puedo, en un equilibrio precario y mantenido muchas veces a presión, por lo que es bastante frecuente que las cosas salgan lanzadas directas al suelo, o peor, a mi cabeza. Y como ya os habréis imaginado, el otro día cayó una de las mitades y se hizo unos cuantos añicos en el suelo (no en mi cabeza, menos mal). Y esto era una señal clara de que había que ponerse con este proyecto de una vez.

Diorama con chimenea
Mi padre es un sol

En cuanto al proceso ya os avanzo que esta vez hay pocas fotos (no siempre me acuerdo de la fase tutorial) y encima malas de móvil, pero intentaré compensaros con mucho texto. Para empezar, utilicé planchas de cartón pluma de un centímetro de grosor (que como ya no tengo en tienda, consigo pegando dos de medio centímetro, esta vez con cola blanca de carpintero), siendo el tamaño total de la pared 60 cms de ancho por 50 de alto. Utilizando como referencia el ancho del marco de fotos, corté otra pieza también de un centímetro de grosor, con el mismo alto que la anterior, y recorté con un cutter lo que sería en hueco de la chimenea, manteniendo una distancia a ojo de un par de centímetros con lo que era la forma del marco y un poquito más con lo que sería el suelo.

Diorama con chimenea

Qué altura poner el marco es algo completamente subjetivo, yo quería que la chimenea llegase más o menos hasta el codo de una Barbie talla pivotal, así que iba a tener que cubrir la distancia que quedaba hasta el suelo; esto es algo de lo que, de haber elegido un marco rectangular en su diseño interior, no hubiese tenido que preocuparme, pero qué queréis que os diga, éste me pareció divino, además de recordarme muchísimo a la chimenea de Sam Spade en El Halcón Maltés. Pero antes de cubrir esa altura, siguiendo el orden de las cosas, me puse con la distancia entre el marco y el hueco que dejé en el cartón pluma:

Diorama con chimenea

Saqué para ello un molde de la forma interior del marco (donde encajaría el cristal), para que después fuese más fácil colocarlo sobre la pared una vez terminado; con este molde corté una pieza de 2 mm de grosor de cartón pluma que, tras hacerle el hueco de la chimenea, pegué sobre la base de cartón pluma. En el collage anterior podéis ver que el marco colocado sobre esa pieza encaja perfectamente y no se mueve, a falta de pegamento, claro está. Para cubrirla haciendo un efecto ladrillo, usé el cartón de la tapa de una caja de huevos, que bañé bien por ambos lados en cola blanca de carpintero:

Diorama con chimenea

Ojo, se trata de cubrir también las paredes del hueco de la chimenea, tapando así el corte de las planchas, que no queda bonito precisamente. Para ayudaros en este proceso, podéis poner algún alfiler para fijar bien la pieza de cartón y que seque bien doblada.

Diorama con chimenea

A continuación, igualé el espesor de la parte de abajo de la chimenea, a base de piezas de cartón pluma superpuestas, que cubrí finalmente con una pieza de cartón que bañé también con la cola blanca. Por cierto, fue casualidad que el cartón clavase el color de la chimenea, pero me vino estupendamente.

Diorama con chimenea

Y hasta aquí todo había ido bastante bien. Así que os voy a contar mis errores, para que no caigáis también en ellos. Cuando ya me tocaba la fase molduras, me di cuenta que no tenía bastantes. Era sábado por la tarde y la tienda en que las compro habitualmente no abre, ¿pero eso me frenó? …¡claro que no, si planificar es de flojos! ¡hay que improvisar! Así que me lancé con lo que tenía a mano, desmonté paredes viejas para conseguir más maderitas y hasta combiné unas pequeñitas que conseguí en un Todo a cien: es decir, me maté a hacer cálculos para poder completar un diseño chulo con lo poco que tenía, que además, como estaba cortado en mil trozos, me llevó la vida pegar.

Diorama con chimenea

Pero…¿aprendí de esta lección? Para nada, seguí en la mía de no esperar para comprar más cuando las tiendas especializadas estuviesen abiertas y aunque no tenía pintura suficiente, empecé a mezclar lo que tenía por casa. Craso error, no me llegó ni para la mitad del diorama…¿y me paré? Ja! en eso vi un bote en spray gris, y sin probar ni nada, le di por encima. Apestaba. No había manera de ver la peli de la noche tranquilos. ¿Y paré ahí? NOOOOO, porque el tono no acababa de convencerme. Domingo por la mañana, después de ir a tomar un chocolate con churros con mis sobrinas (azúcar a tope en el organismo, atención a mi euforia hiperglucémica), me encontré con el bazar chino abierto…y había otro spray distinto más clarito, que como total, dudar es de cobardes, pa’la saca. Como había quedado para comer fuera, sólo tenía un momento para aplicarlo, ahora o nunca, que con suerte ya estaba seco al volver (mente malévola, ¿por qué me haces esto?)…y sí, tal como ya estáis imaginando, fue una idea pésima. Este spray aún apestaba más que el anterior, además, aunque su color era muy bonito empezó como a disolver el de la anterior capa (estas cosas debería grabarlas), y salieron burbujitas/cuarteados por todas partes. Para colmo, la pintura era sumamente pegajosa, no había forma de quitarla: herví agua y metí las manos, me eché lavavajillas, corté las uñas a ras…y aún así llegué a comer con las manos hechas un desastre, cubiertas de pintura gris y un disgusto de narices. Otro fallo evidente, no usé guantes porque no tenía. Menos mal que el disgusto se me pasó comiendo…

Y al volver ¿qué me encuentro? que mi casa sigue oliendo a rayos y que la pintura parece que se desconcha con facilidad, pero en vez de retirarla con cuidado, no, le di con un trapo. En fin, una desfeita de la que no hay imágenes porque no estaba yo para fotos. Afortunadamente, retiré con una cuchilla bastante del sobrante así como los grumillos de pintura más evidentes, y ya con la tienda de manualidades abierta pude comprar pintura en condiciones (mismo tipo que la del diorama azul), en un color gris paloma que pega perfectamente con el original del marco. De cerca aún se aprecian grumos pero hasta quedan bien, dan un efecto “pared antigua” muy chulo. Afortunadamente, no hay que tirarlo a la basura:

Diorama con chimenea

Bueno, después de contaros todo el proceso, voy a hacer un poco de penitencia, que ya me toca (véase volver a pasar la aspiradora para acabar con las virutas de pintura),  y de paso prometerle a Manuel que no lo volveré a hacer más (angelico, es que es tan pulcro y ordenado que con estas cosas lo pasa fatal). Pero antes de despedirme, información de esta última foto: mi muñeca lleva top de The Scissors Madrid y pantalones de Dress Aitor López Antxia, y los bustos forman parte de uno de los divinísimos conjuntos decorativos de Marcia Harrys.

Dioramas de dormitorios

Si ayer os explicaba cómo preparar una nueva pared para nuestros dioramas (dos entradas en dos días, ufff…lo que tiene estar encerrada en casa), hoy os voy a enseñar sus posibles usos, teniendo muy presente la ventaja que supone que sea más grande que mis paredes habituales. La verdad es que después de probar todos mis sofás y darme cuenta de que fui a elegir el color de pared que peor les iba, me acordé de las camas…en especial de una que el año pasado me dejaron los Reyes en casa y que por problemas de espacio no tuvo su sesión de fotos en condiciones. Y es que meter una cama en un diorama y que encima quepa en la foto, es complicado; por eso, cada vez que me preguntáis sobre este tema, os recomiendo que preparéis paredes y suelos muy grandes, ya que siempre es mejor que sobre que tener que remendar fotos luego en el ordenador.

Dioramas de dormitorios

La cama en cuestión es esta maravilla de Marcia Harrys, que sigue su estilo tan característico en dorados y líneas orientales, a la que, para combinar mejor con el fondo, he puesto un paño de Zara Home a modo de colcha (son rebajas, es el momento de buscar tesorillos, ahí lo dejo) y luego he añadido los cojines grises del sofá rosa de Minimagine. La verdad, ya me veo comprando cojines y telas ahora que por fin tengo diorama a su altura (literal y figurado):

Dioramas de dormitorios
Viste la bata de Barbie Octopussy.

Por cierto, mis suelos habituales tampoco son suficientes para el tamaño de las camas, por eso en estas fotos lo que veis es el bambú de la superficie de la mesa IKEA PS 2012, que da el pego estupendamente. Otra opción rápida, barata y que desde luego ocupa menos sitio, es usar una plancha de goma EVA, a modo de moqueta.  Pero volviendo al mundo cama, hace unas semanas os enseñé en la FanPage de Facebook un palé que acababa de conseguir y que creía que de cabecero estaría fenomenal; pues aquí lo tenéis de nuevo:

Dioramas de dormitorios

Completa el conjunto la mesilla y lámpara de Jonathan Adler para Barbie, de nuevo un paño de Zara Home a modo de colcha, los cojines grises de Minimagine con dos mostaza de Marcia Harrys, un mantel individual a modo de alfombra y ya cerámica miniatura de origen muy variado, como el par de Sargadelos que cuelgan de la pared. El albornoz tan mono es parte del conjunto vintage Singing In The Shower #988.

Dioramas de dormitorios

Y ahora ya sí me despido. Que me toca trabajar un poco…que por culpa de tanto catarro ni os digo lo que se me ha acumulado :/

Reedito y actualizo la entrada, por petición popular, porque al parecer muchos no sabéis cómo hacer la segunda cama. Reconozcamos que enseñar esta foto es como mostrar la faja que va debajo de un vestido de gala, pero como una imagen vale más que mil palabras, así nos ahorraremos mucho tiempo:

Dioramas de dormitorios
No, no tiene más ciencia

Se compone de una caja sobre la tapa de otra. La altura y tamaño va al gusto del consumidor; yo quería que la “colcha” tocase suelo, pero que no arrastrase y esta combinación era la que mejor me iba. Luego “forré” la caja superior con una camiseta blanca de algodón con algo de elástico, bien ceñida con alfileres; a continuación apoyé el palé y cubrí con cojines y paño. Sencillo, ¿eh? Pues ya sabéis, no tiréis cajas de colonia de las Navidades 😉 .

 

 

Nueva pared para diorama: azul y madera

Hace años, mi buena amiga Raquel me advirtió seriamente diciéndome esto: “notarás los 30 en que adelgazar ya no es tan fácil”. Ahora que me acerco a los 40 añado de mi propia cosecha: “los notaré en que dejaré de ser inmune a los catarros”. Vale que siguen sin tumbarme y que no necesito quedarme una semana en cama para sobrellevarlos, pero cierto también que desde este otoño no me separo de los mocos, la tos y el dolor de garganta. Así que para romper con esta relación nociva de una vez, y para poder seguir chuleándome de salud de hierro de nuevo (que sí, que hasta este año yo daba bastante asquito en este tema), me he propuesto no moverme de casa hasta que mi voz regrese a su tono de pito original y mi respiración deje de parecer la de Darth Vader.

Nueva pared para diorama: azul y madera
Las fotos del proceso son bastante malas, cámara sin batería, lo siento.

Pero como quedarse en casa no es sinónimo de no hacer nada, este fin de semana he empleado el tiempo en lo que fue mi objetivo incumplido de Navidad, que no es otro que prepararme un nuevo diorama, algo que, con toda la trapallada que acumulo por casa, podía conseguir sin ni siquiera salir a por nada: pared de cartón pluma (esta vez más grande, de 50×60, con 1 cm de grosor), palitos de diferentes tipos, tijeras para cortarlos, pintura, pincel y cola de carpintero; y como extras no imprescindibles, lápiz y regla (llevaba la mitad hecha cuando conseguí encontrar una cinta métrica) y un poco de lija para algún pequeño ajuste. No os voy a mentir, por no variar fui decidiendo el diseño sobre la marcha, así que la foto de material inicial que hice ayer no sirve para nada, ya que más que planificación fue pura improvisación, acompañada, eso sí, de buen cine:

Nueva pared para diorama: azul y madera
John McTiernan, ¡vuelve!.

Si os fijáis en esta foto, además de salir un desconcertado  Schwarzenegger (¿pero quién está matando a sus hombres uno por uno?), se ve que la base de cartón pluma se compone de dos piezas. A ver qué tal me sale el invento, pero como no encuentro ya con tanta facilidad el grosor de un centímetro, me decidí a pegar dos planchas de 0,5 cms, y así me evito que todo este esfuerzo se vaya a la porra por un poco de humedad o frío 😉 .

Nueva pared para diorama: azul y madera

Con unas primeras piezas cortadas, estuve haciendo pruebas de posibles diseños. Al final, opté por una malla regular, distribuyendo los palitos de madera de forma uniforme, para lo que me ayudé de una pieza que usé de patrón (la que veis en la foto del medio) para asegurarme de que las diferentes piezas estaban más o menos a la misma distancia. Los palitos no son exactos en ancho, así que dejarlos bien centrados fue lo que me llevó más tiempo…y es que no podía rezagarme, que la siguiente peli era un coñazo (Sentido y sensibilidad…y eso que soy muy fan de Emma Thomson, pero ese papel no era para ella).

Nueva pared para diorama: azul y madera

Corté los palitos al límite, esto es, dejé fuera sólo la parte curva, aprovechando al máximo su largo. Y una vez pegados, me encontré con que el espacio que quedaba por cubrir excedía del ancho de dos, pero no llegaba al de tres. Tras darle vueltas a distintas opciones, decidí usar los más finos. Habían sido mi opción original hasta que comprobé que la mayoría estaban demasiado torcidos, pero quedaban estupendos para salvar el hueco libre que quedaba, y así puede hacer un rodapié más trabajado.

Nueva pared para diorama: azul y madera

Y el último paso fue pintar. La cola es bastante rápida, así que una ansias como yo no tiene mucho que esperar. Entre que se hace un poco de tiempo mientras se recogen las virutillas que han salido disparadas al cortar, ya podemos ponernos con el pincel. Tenía dos opciones de pintura, pero probada la primera ya no necesité ver cómo quedaba la segunda. Ojo, el tipo de la que usé es bastante líquida, así que no necesité diluirla en agua (que pude estropear el cartón pluma) y seca bastante rápido. Una vez seca la superficie, le puse un libraco encima para hacer peso y que la pared se mantuviese plana, y ya esta mañana he repasado las partes en que no había quedado bien cubierta…y me he puesto a disfrutarlo. Ya os enseñaré las fotos, pero mientras, una para que podáis verlo bien, al igual que el vestido con el que os felicité la Navidad, que sin abrigo es una locura de bonito:

Nueva pared para diorama: azul y madera

¡Feliz Navidad 2018!

Por favor, otro año más – y eso que parece que fue ayer cuando empecé por aquí – deseándoos unas muy Felices Fiestas…y como es dificilísimo ser original en esta época, estos son mis deseos: Pasad unas fiestas estupendas, disfrutad del reencuentro con los amigos, con la familia, espero que no tengáis que extrañar a nadie demasiado, que tengáis mucha fiesta y muchos regalos y, sobre todo, comed y bebed sin complejos…que hasta verano ¡hay tiempo de hacer dieta!

¡Feliz Navidad!

¡Feliz Navidad!

Feliz Navidad

Basics

Hay una foto que me gusta repetir cada cierto tiempo, y es la de mis muñecas “especiales”, todas juntas, con los vestidos de la maravillosa Basic Collection de 2009, conocidas popularmente como las LBD (Little Black Dress), y que los años siguientes se irían completando en otros colores, estilos y tejidos. La colección me gusta tanto, que hasta me hice mi propia versión en color nude, en un tiempo en el que la aguja no me daba tanta pereza:

New Barbie Basics: color nude.
Foto de 2010, anda que no ha llovido…

Basics Nude

Pero por aquel entonces, aún eran mis primeras híbridas las que llevaban estos modelos básicos, o a lo sumo, los primeros grupetes de Poppies con los que me estaba haciendo:

Mi colección de Poppy Parker, en  basics LBD.
Me animo mucho pensando en lo que he mejorado sacando fotos.

Total, que es una idea que he ido reciclando cada cierto tiempo:

La aventura de los zapatitos dorados (4/4): Foto de grupo con pivotals
¡Uy, aquí con una infiltrada dorada!

En las últimas fotos con ellos (tras repasar mucho flickr e instragram creo que ya no olvido ninguna, pero lo mismo me toca actualizar por quinta vez esta entrada) usé Ooaks en el sentido más restringido del término, completamente repintadas (o casi):

My ooak Barbies
Tengo que revisar qué ha pasado con flikr, porque han perdido mucha calidad algunas fotos. La pixelización de ésta es un escándalo.
Ooak Barbie LBD en sofá rojo
De cuando le ponía este marco a todo…y ojo con los filtros de la siguiente.

Y pasado tanto tiempo desde entonces, he pensado que ya tocaba actualizar la foto de los vestidos negros. Y no fue fácil elegir modelos, porque mi colección ha ido creciendo mucho en esta última década, así que ni había ropa para todas ni tampoco era fácil hacerlas caber en la foto. Así que salvo una intrusa (lo siento, mi Tropi-Cutie no podía faltar aunque sea un repaint parcial) todas las que salen tienen encima un repaint total. Yo creo que la selección está bien, ya me diréis 😉

Basics

¡Y actualizo y meto vídeo!

¿Os habéis dado cuenta que esta entrada es como los capítulos especiales de las series, en las que te cuelan escenas pasadas sólo con unos pocos minutos de metraje nuevo? De verdad, no sé ni cómo me leéis :/ . No os merezco.

Maceteros con plantas en 30 segundos…y de paso presento a mi última Ooak

Estos últimos fines de semana fueron muy productivos en tema miniaturas, con dos muebles estupendos, rápidos, sencillos, baratos y muy aparentes. Pero la racha se me terminó. Tengo uno amarillo a medias, porque necesito más material para acabarlo y no he tenido tiempo de conseguirlo (maldito trabajo absorbente) y por otra parte, mi idea de cabecero de cama, ese del que os hablé en la fanpage de Facebook, aunque marcha estupendamente, resulta que es tan grande que no me cabe en el diorama y hasta que me mude al piso grande no monto uno nuevo, es lo que hay. Así que para no perder la buena costumbre de publicar con frecuencia, aquí os dejo hoy unos consejillos para haceros rápidamente con maceteros para vuestros dioramas, sin pasar por el esfuerzo de hacer las plantas de forma más artesanal.

Maceteros sencillísimos de hacer y mi última Ooak

Se necesita poco: id a una floristería, tienda de cosas de casa o mismo chino, y pillad una planta tipo boj de plástico, en miniatura. La forma da igual, lo importante es que forme pequeñas ramas acumulables con hojas pequeñas. Luego id a un establecimiento en el que vendan menaje (lo mismo os sirve la misma tienda de antes) y comprad los servilleteros que más os gusten. Et voilà! ya tenéis todo.

Maceteros sencillísimos de hacer y mi última Ooak

Los pasos son tan básicos, que hasta creo que sobra toda explicación: se van sacando los “brotes”, se unen unos con otros, y se meten en el servilletero. La propia forma elástica impide que se salgan sin necesidad de pegarlos, y así podréis combinarlos las veces que queráis:

Maceteros sencillísimos de hacer y mi última Ooak

Mejor resultado con menos esfuerzo, imposible. Y decoran un montón. No me ha dado tiempo a montar algo más elaborado, porque he tenido sólo cinco minutos de claridad antes de que la tormenta volviera a cerrar el cielo, pero para que veáis las posibilidades, creo que llega (lo mismo mañana por la mañana repito foto, también os lo digo):


Y sí, foto cambiada por la mañana 😉

Y ella, que ya os lo anunciaba en el título, es mi última Ooak, con cara completamente repintada de la Fashionistas #93, y cuerpo de The Barbie Look: Night Out. Como digo, me he quedado sin buena luz natural, así que espero sacarle mejores fotos otro día.

Maceteros sencillísimos de hacer y mi última Ooak

Por cierto, el vestidazo es de DRESS aitor lopez antxia y la estantería de la foto es una miniatura original de Ikea. Y os dejo ya, que hoy tengo cena y toca arreglarme 😉 .

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado

Soy muy fan del éxito fácil. Muy, muy fan de conseguir buenos resultados con un esfuerzo mínimo, porque para mi no importa lo que te ofrece el camino, sino llegar pronto a la meta. Para que me entendáis, me encanta la pintura de secado rápido y acabado uniforme, que disimula defectos de la madera y encima se limpia con agua. Por tanto, tengo claro que la cómoda de hoy no ha sido de mis mejores ocurrencias (aunque me consuelo pensando que para la próxima vez ya le habré pillado el truco)…pero antes mejor si empiezo por el principio:

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado

Después del mueble de la semana pasada, me vine tan arriba que decidí ir a por otro (tengo un montón en el armario, lo confieso). Así que con un fin de semana con previsión de lluvias torrenciales, el plan casero me pareció estupendo. Lo malo es que tan rebosante de ánimo estaba, que cuando fui a la ferretería a por más material, me lancé a por un bote de esmalte laca de poliuretano porque ¿quién no es capaz de lacar en cinco minutos? Y aunque realmente noté cierto reparo en mi ferretero habitual (¿seguro que quieres esto?, ¿sabes cómo se aplica?), estaba tan decidida que pasé de todo. Así que después de lijar poco y mal:

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado
Hay que quitar bien la cola, para que cubra la pintura

Empecé a pintar y sólo cuando ya estaba en faena, me di cuenta que evitar los grumos no era fácil y además el secado tardaba unos tres días. Ya íbamos mal: ¡TRES DÍAS  para secar y encima con grumos! Y si no llegaba con eso, cada gota que me caía era peor que el chapapote: tan grasa que limpiarla era un rollo, porque se iba extendiendo por ropa, muebles y piel. Y quien dice gota, dice el polvillo del lijado, un horror. Lo dicho, para la próxima vez ya sé que la superficie tiene que estar limpia y perfectamente pulida, que hay que revolver muy bien la pintura, aplicar capas finas y con pincel especial y tener mucha paciencia. Muchísima paciencia. A ver de dónde la saco.

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado

Mi idea original era hacer un diseño geométrico, combinando blanco y negro, en los frentes de los cajones. Pero el tiempo de secado y que las piezas en origen eran algo irregulares, me hicieron descartar la idea. Lo mismo un primer intento desastroso también contribuyó un poco, jejeje. Así que pulí de nuevo, y pinté de negro como el resto del mueble, con idea de poner adornos dorados en piezas independientes adheridas con pegamento (pintar directamente en dorado, tampoco era una opción, comprobado).

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado
Las de la semana pasada eran un pelín más grandes, aunque no se aprecie en la comparativa, sólo el caos.

Como los cajones quedan muy salidos de la estructura, primero puse cuatro piezas de moldura de esquinas cuadradas previamente pintados en dorado, rodeándolos. Otra pieza de la misma moldura en la parte superior de cada cajón y, por último, para los tiradores combiné dos piezas, una plana rectangular y encima nuevamente la cuadrada, aunque esta vez fui un poco más torpe con la pintura dorada :/  Vamos, que voy a tener que comprar, para la próxima vez. En fin, que el mueble de cerca no es ninguna maravilla, pero en foto cuela bastante…

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado
Colgado en la pared un mantel individual de Zara Home, sillas de Marcia Harrys.

Y la verdad, para maravilla, ya tengo este vestido de lentejuelas de Elenpriv, que es de lo que realmente me apetece fardar, así que aunque al terminar el mueble la luz ya escaseaba, espero que sirva de muestra:

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado

Me encanta, quería esperar hasta Navidades para enseñarlo, pero no me he aguantado:

Sigo personalizando muebles: cómoda en negro y dorado

Por cierto, el mueble aún no está seco del todo, pero gracias al deshumidificador, con mucho cuidado…y ella creo que es la primera vez que la enseño por aquí, fue la alternativa que preparé como donación en la Subasta Solidaria de la SDC, que descarté porque se parecía demasiado a la del año pasado. Usé una Grand Entrance, con un pelazo estupendo al que el negro le queda de lujo 😉

Lucía, la donación de Bonequea para la subasta solidaria de la SDC

Vale, no os voy a descubrir a estas alturas que soy un poco desastre. Si acaso, que lo soy un poco más de lo que con mucha benevolencia habíais sospechado, pero eso no quita que intente esforzarme por mejorar. Que no publico nada en semanas, cierto, pero es que la vida a veces es muy complicada, y se torna casi imposible que nos alcance el tiempo para cumplir todas las tareas de la lista, por lo que no queda otra que eliminar lo no vital para que ceda puesto a lo esencial. Total, que en estas disquisiciones andaba yo metida, cuando me di cuenta de que no llegaba a tiempo para la donación. ¡Qué no llegaba a tiempo!

Lucía, la donación de Bonequea para la subasta solidaria de la SDC
Foto sin filtros, que aún es joven 😉

Y eso que estaba planificada desde hace un montón de tiempo, incluso barajé dos candidatas antes de decidirme y de hecho, había pensado, ya que no soy demasiado habilidosa con la aguja, encargar la ropa. Primero a alguno de los muchísimos artistas con los que contamos por aquí, y si no podían, pues alguna opción de ETSY. Pero lo fui dejando…tanto, que al final ya me daba vergüenza hasta abrir la boca para molestar a nadie y tampoco había margen para las bromas de Correos y su servicio de ADT Postales. Vamos, que me tocaba espabilar…y menos mal que después de hablar con Gloria (ya sabéis, repetid conmigo: mi presidenta, me representa), y que me dijese que podía entregarla directamente para la subasta de Ebay, que tendría lugar después de la conven, supe que podría evitar un brote serio de ansiedad acompañado de infarto de miocardio.

Lucía, la donación de Bonequea para la subasta solidaria de la SDC

Aún así, pensé que si al menos podía colocarle un trapito encima, la quería enseñar (no sé si por vanidad o por inseguridad, o un poco de cada), oír otras opiniones menos estresadas sobre la muñeca y, sobre todo, obligarme definitivamente a tenerla lista de verdad para la subasta. Y fue un acierto, porque contar con la opinión de mi idolatrado Edel fue clave para añadir al look final uno de los pañuelos de Carmen, de los que soy tan fan:

Lucía, la donación de Bonequea para la subasta solidaria de la SDC

Y hablando del trapito, me pareció que emular un vestido tan mítico para el coleccionismo español como el Pertegaz era una buena opción, y si a eso añadimos que es tan fácil de coser que hasta yo puedo hacerlo mejor que mejor 😉 . Ya os confieso que el mérito del acabado es de la tela, una seda salvaje azul que se aguanta en pié sola, y que hasta hecha un nudo queda bien, y si no, comprobad, ¡dentro vídeo!:

Ya los últimos detalles son el bolso joya, el brazalete y las sandalias:

Lucía, la donación de Bonequea para la subasta solidaria de la SDC

En cuanto a su nombre, se lo debe a Nio, de quien surgió la idea tras un brainstorming muy concienzudo, mantenido en una reunión celebrada en la habitación del hotel de Juan durante la Convención. Y aclarado esto último, creo que esta canija de unos 30 cms. no da para más que contar. De corazón, espero que os guste, sobre todo porque es para una muy buena causa.

2018 National Barbie® Doll Collectors Convention: On the Avenue Barbie

Uffffff…vengo de vivir la experiencia #BarbieFan por excelencia, o lo que es lo mismo, la Convención de Barbie de los EEUU y debo confesar que aún no he puesto del todo los pies en el suelo ni tampoco tengo muy claro por dónde empezar a contarlo. Así, en un principio, había pensado seguir su orden cronológico, es decir, cómo me decidí a meterme en esta locura y cómo se fue consumando; sin embargo, viendo que desde que volví no he parado de sacarles fotos a las muñecas conmemorativas, voy a empezar precisamente por ellas.

On the Avenue with Barbie, NBDCC 2018
Súper a tono para la Conven, gracias a los regalos de mis compis de mesa.

A ver, un inciso: a estas alturas ya deberíais saber que es típico de las Convenciones de Barbie el que Mattel regale a los asistentes una muñeca conmemorativa exclusiva (esto último sujeto a matices, grrrr). Lo que ya es para nota es conocer que para EEUU se hace un modelo especial (en versión blanca o negra a elección del asistente),  mientras que para el resto del mundo (convenciones europeas y Japón), la línea es distinta, basada generalmente en variaciones de pelo, ropa y/o maquillaje, sobre un mismo estilo. Lo malo aquí, para los europeos, es que la cosa depende del humor de Mattel, de ahí los matices de los que os hablaba. Así, la muñeca puede ser única para cada convención o la misma en todas (qué cachondos), o simplemente pueden repetir modelo aleatoriamente y vete tú a saber en cuál (la misma en Madrid y Lisboa, ¿en serio? ¿Mattel, no sabéis nada de geografía?). Sé lo que estáis pensando, con la riñonada que les dejamos, es para matarlos, sí…Pero volviendo al tema principal, como no dejé a Manuel en casa (que podía, sí, pero soy una novia enrollada), ya no es que fuese a conseguir mi primera muñeca americana, sino que además la iba a tener en sus dos versiones, ¡toma ya!

On the Avenue Dolls
Aunque él diga que una es suya y la va a vender, no, ni de coña. Son mías. Están dedicadas.

Pues bien, volviendo al relato original: la muñeca se entrega en la última cena y es lo que le da emoción a la noche, porque ya os comento que les hace falta una Vania Vainilla que anime el cotarro, que las cenas son una pelico aburridas sin ella. Sólo se bebe agua o té helado, no os digo más.  Eso sí, el salón impresionante, por tamaño y concurrencia de asistentes:

On the Avenue woth Barbie. NBDCC 2018
Vale, aquí no se aprecia demasiado…pero es lo que pasa cuando se estropea un móvil en pleno viaje…pues que el chino baratillo que llevas de recambio no saca fotos muy allá.

Total, que hacia el final de la noche, los diseñadores suben a la pasarela del centro del salón y hacen los discursos previos a la gran presentación, momento en el que se reparten las muñecas y finalmente se abren las cajas…

On the Avenue with Barbie. NBDCC 2018
Aplaudiendo entusiasmada.

Y el silencio, un gran silencio…Porque con estas muñecas se han roto moldes a lo bestia: son para jugar, articuladas y encima curvy, con una declaradísima inspiración en Beyoncé (toma influencer actual), logrando además que Barbie sea más inclusiva que nunca (y confieso, sobre esto último, que casi echo una lagrimita leyendo posts emocionantísimos sobre la felicidad que supone abrir una caja en la que viene una muñeca con la que puedes identificarte).

Definitivamente, Carlyle Nuera es la revolución en Barbie, y ciertamente creo que él es muy consciente de ello, sino leed su propia presentación de las muñecas:

View this post on Instagram

Presenting ‘On The Avenue’ Barbie, the 2018 National Barbie Doll Collectors Convention Doll! A few firsts for a Convention Doll; the first Curvy Convention Doll, the first Fashion gift set convention doll and the first convention doll designed by me! When I was designing the convention doll and knew that the theme was ‘On The Avenue’, my mind went to the Fashion Avenue line from the 90s, what I played with as a kid. I wanted to design a doll that allowed for one of Barbie’s earliest and purest play patterns; fashion play! Dressing your Barbie, mixing & matching pieces, styling her to create a lewk. On The Avenue Barbie comes with silver earrings, a pastel organza top that ties in the front with long tails, a shimmering champagne organza ball gown skirt with architectural draping, a black sparkly knit bodysuit (perfect for #Beyoncé #SingleLadies lewks 👯‍♀️), a knee length skirt with layers of silver foiled pewter mesh and silver lamé, a pair of black t-strap heels and a pair of cream strappy heels! I also want to always be forward thinking in my design approach. I wanted this Barbie to be a Collector example of how inclusive Barbie is now in terms of body type, so I designed her to use the Curvy Collector body that I first designed for Madam LaVinia Barbie. And you already knowww I love unusual face sculpts, so I used the Selma & Daria sculpts painted with side glancing eyes (#shemysterious 😜) and a beauty mark. Hope you all love her and have fun playing! … #barbie #barbiecollector #barbiesignature #barbieconvention #barbiecon #nbdcc #curvybarbie #organza #ballgown #fashion

A post shared by carlyle nuera (@carlylenuera) on

Para los que estéis pez con el inglés, tranquis, mi cutre-traslation bastante (muy mucho) libre: ¡Os presento ‘On The Avenue’ Barbie, la muñeca de la Convención Nacional de Coleccionistas de Barbie 2018! Y con unas cuantas novedades: ¡la primera Curvy, la primera con giftset de ropa y la primera diseñada por mí! Cuando la estaba diseñando y supe que el tema era “On the Avenue”, vino a mi mente la línea Fashion Avenue de los 90, con la que jugaba de niño. Quería diseñar una muñeca que permitiera una de las formas de juego más clásicas y originales de Barbie; ¡jugar a la moda! Viste a tu Barbie, mezcla y combina piezas, péinala para crear una maravilla. (…) Quería que esta muñeca fuera un ejemplo de cómo Barbie es ahora más inclusiva, usando con ella el Curvy Collector body que diseñé por primera vez para Madam LaVinia. Como ya sabréis, me encantan los moldes de cara poco usuales, así que usé los moldes Selma y Daria, y les puse mirada de lado (#shemysterious 😜) y lunar. ¡Espero que os encanten y juguéis con ellas!     

On the Avenue Barbie

Poco me queda que añadir a lo dicho por Carlyle y, en efecto, las muñecas no han dejado indiferente a nadie, con grandes fans y grandes detractores (que también los tienen). Personalmente, considero que sí, es cierto, a lo mejor un poco más de lujo en los detalles hubiese sido genial (velcro y pendientes de plástico no deberían tener cabida en el mundo Barbie adulto), pero aún así, me encantan, y todas las demás críticas creo que sobran. De hecho, poco a poco, leyendo los foros, veo que van conquistando a quienes en un primer momento estuvieron más reticentes y lo cierto es que al final Carlyle está consiguiendo su objetivo, que se juegue con ellas.

On the Avenue Barbie Doll Convention

Y es que salvo que las haga David Bocci (otro del que soy muy fan), no soy yo muy del rollo de muñecas de convención pensadas para estar de adorno en una vitrina. Para eso me compro figuras de Sargadelos, que van mejor con mi salón. Yo lo que quiero de una muñeca es disfrutar con ella, y con éstas lo estoy haciendo, vamos si lo estoy haciendo, mirad:

On the Avenue Barbie Convention Doll
Con vestido plateado de Elenpriv y sofá de Marcia Harrys
On the Avenue Barbie Convention Doll
Vestido de The Scissors Madrid. Javi, vuelve ya que te echamos de menos
On the Avenue Barbie Convention Doll
Tuve que ponerle pivotal para poder llevar este vestidazo de DRESS Aitor López Antxia, pero que no cunda el pánico, que ya es curvy otra vez. Mueble de Marcia Harrys y sillas de Flying Tiger.

Iba a incluir una comparativa de cuerpos articulados, pero esto se me está alargando mucho y mejor lo dejo para otro día. Lo más importante con lo que quiero que os quedéis es que Carlyle ha llegado con fuerza para hacernos jugar de nuevo, y sinceramente, por mi parte espero que se quede mucho tiempo.